CICR alerta sobre situación humanitaria en 39 ciudades de Colombia

Jordi Raich dice que "no sólo Medellín y Buenaventura" están expuestas a problemáticas derivadas de la violencia.

Presentación del informe de la CICR sobre situación humanitaria en ColombiaEFE

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) alertó de la situación humanitaria que viven 39 ciudades de Colombia afectadas todavía por el conflicto interno de medio siglo y por la violencia armada de las bandas.

Así lo expuso el coordinador del CICR en Colombia, Jordi Raich, en la presentación del informe anual "Colombia: Situación humanitaria", en el que subrayó que "no sólo Medellín y Buenaventura" están expuestas a problemáticas humanitarias derivadas de la violencia.

Medellín presenta dos caras, una que la encumbra como la ciudad más innovadora del mundo y otra que sufre las tensiones y las "fronteras invisibles" que marcan los "combos" o bandas, por lo que el CICR ha desplegado una de las principales acciones para promover el respeto a la vida y a la dignidad humana desde la educación.

Por su parte, en Buenaventura coexisten todos los actores del conflicto, pero su población sufre sobre todo una guerra entre las bandas de Los Urabeños y La Empresa, una situación que ya alertó el CICR en su informe de 2012 y que explotó en marzo pasado, cuando trascendieron altas cifras de homicidios y descuartizamientos.

Según Raich, también en entornos urbanos como Cali y Tumaco, el segundo puerto del Pacífico situado en Nariño, sufren amenazas y asesinatos, la utilización de menores, el peligro que suponen los restos de explosivos y la violencia sexual.

Las ciudades también están expuestas a las desapariciones forzadas, el desplazamiento intraurbano y las "fronteras invisibles" que complican el acceso a la salud y a la educación, además de la libre circulación por los barrios.

El CICR tiene también acciones de prioridad en centros urbanos como Tibú y Cúcuta, en la zona fronteriza con Venezuela; Puerto Asís, vecino a Ecuador; San José del Guaviare y Florencia, en el sur, y Quibdó, en el oeste, entre otros.

Estas situaciones violentas se presentan cuando en ciertos puntos urbanos conviven miembros de las guerrillas y de las otras bandas, así como cuando la violencia obliga a las víctimas a cambiar de barrio o a desplazarse del campo a las ciudades, según Raich.

Los oficiales de esta organización imparcial, neutral e independiente en el terreno han documentado 207 violaciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH) y al Derecho Internacional de los Derechos Humanos (DIDH) en 39 cascos urbanos que pertenecen a 14 de los 32 departamentos del país.

De acuerdo con el informe, el diálogo del CICR con los "portadores de armas" para que respeten a la población civil "aún presenta algunos retos".