Cifra de víctimas por balas perdidas crece 88%, la más alta en los últimos seis años

El número de personas afectadas pasó de 108 a 203, de las cuales 62 fallecieron, lo que representa un crecimiento del 72% de las víctimas letales.

Archivo.

El Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, reportó este lunes un informe sobre el fenómeno de las balas perdidas en el país, y las vidas que se han perdido por esta causa. Entre los datos publicados se registra el mayor número de afectados en los últimos seis años; desde 2010 los casos de personas baleadas aumentaron en un 88%. La población femenina aglomera la mayoría de casos con 99, una cifra que también se duplicó. Los menores de edad, por su parte, son el 20% de las víctimas. 

De ese total de afectaciones también se registró un incremento alarmante en las muertes por culpa de balas perdidas, que pasaron de 36 a 62. El estudio muestra una variación en lo registrado en los últimos seis años, estos casos habían disminuido luego de que en 2011 se penalizara a todo aquel que hiciera disparos al aire, con hasta cinco años de cárcel. 

De acuerdo con Jorge Restrepo, director de la organización, “el incremento de los casos se debe en primer lugar a que la fuerza pública no está haciendo lo suficiente en la pelea por el control de armas; salir a buscarlas en los retenes, hacer auditorías a las armas que tienen permiso de porte. Por otro lado, la penalización de los disparos al aire funcionó inicialmente, más no ahora.”

Incluso, en esta ocasión se evidenció una suma parecida de víctimas entre género y edad, lo que “demuestra lo indiscriminado e injusto de este fenómeno”, señaló el Cerac. Por otro lado, el estudio reflejó que Cali, Medellín, Barranquilla, Bogotá y Bucaramanga fueron las ciudades más afectadas por estos actos.

“Las campañas que se han hecho por la policía para que la gente no dispare al aire, las acciones para el desarme, son acciones que no funcionan porque son medidas que tienden a desaparecer muy rápido”, manifestó Restrepo.

Por último, la entrega expone que en los últimos cinco años el 22% de las víctimas fueron por culpa de sicarios, mientras que el 19% ha sido producto de riñas entre pandillas. Cerac, organización fundada desde el 2005, está compuesta por académicos de universidades nacionales e internacionales, quienes investigan el tema de la violencia armada, los análisis de conflictos y el impacto de estos en el desarrollo del país mediante estudios de reportes en prensa y movimiento en redes sociales.