Colombia aboga por un "rediseño" de la política de drogas a escala mundial

Así lo defendió en Viena ante Naciones Unidas el ministro de Justicia de Colombia, Yesid Reyes.

El ministro de Justicia de Colombia, Yesid Reyes.El Espectador

 La política mundial sobre drogas debe "rediseñarse" en 2016 en una importante reunión de Naciones Unidas para dar una respuesta más efectiva a nuevos desafíos como los estupefaciente sintéticos, defendió hoy en Viena el ministro de Justicia de Colombia, Yesid Reyes.

"En general, la política de la lucha contra las drogas ha sido siempre mucho más lenta en reaccionar que las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas", explicó Reyes a Efe en Viena durante una sesión de la ONU por el Día Mundial contra las Drogas.

"Por eso es tan importante hacer un alto en el camino en este momento y buscar un ajuste en las políticas de drogas", defendió.

"Mientras hemos insistido fundamentalmente en un enfoque represivo durante 40 años, las organizaciones criminales han modificado muchísimo su forma de comportarse con miras a evadir la acción de las autoridades judiciales", indicó.

Reyes viajó a Viena para participar en la presentación hoy del Informe Mundial sobre Drogas y pidió que este documento sirva de base de los debates de una sesión de la Asamblea General de la ONU sobre ese problema, conocida como UNGASS.

"Creemos que tienen que ser estudiado con cuidado para ser utilizado como un insumo en 2016 dentro de la UNGASS, con el propósito de rediseñar la política de drogas a futuro. Precisamente para intentar suplir los vacíos que tenemos actualmente", dijo.

Uno de esos problemas es la velocidad a la que cambian las drogas sintéticas, ya que apenas variando un componente son una sustancia diferente y eso dificulta mucho su detección y la acción de la Justicia.

"La capacidad de mutación de esas drogas es muy grande y elaborar listas de drogas prohibidas va a ser muy difícil debido a la velocidad que esas drogas van cambiando", valoró.

Añadió que "debemos empezar a buscar herramientas de lucha contra nuevas manifestaciones, como las drogas sintéticas, que son muy fáciles de producir y de modificar".

El ministro colombiano valoró también de forma positiva, entre otros aspectos, que en el informe se indique que los drogodependientes requieren tratamiento y atención a largo plazo, y que se deban tomar decisiones basadas en evidencias médicas.

"Es otro de los puntos en los que Colombia y algunos otros países insisten permanente cuando se habla de cambiar la política de drogas actual", destacó.

"Nosotros pensamos que el consumo de drogas tiene que ser tratado fundamentalmente desde la perspectiva de la salud pública", abandonando "la visión puramente punitiva", dijo.

También llamó a superar antiguas clasificaciones, como la que divide el mundo en países productores y consumidores de drogas.

"Colombia, que fue uno de los países tradicionalmente considerados productores, empieza a tener algunos problemas de consumo", relató, para precisar que las drogas sintéticas suponen un gran motivo de preocupación.

"Es parte del rediseño que necesitan las políticas de drogas a nivel mundial, abandonar esa antigua clasificación de países productores y países consumidores", ya que ahora la situación es mucho más compleja.

Reyes también destacó que uno de los capítulos del informe presentado hoy estuviera dedicado al desarrollo alternativo a los cultivos ilegales como una fórmula para "romper el círculo vicioso" de las drogas.

En el documento de Naciones Unidas se especifica que Colombia es el país en el que más extendido está este tipo de programas, con 156.000 familias involucradas entre 2003-2013.

"Dentro de las alternativas que tenemos de erradicación de cultivos ilícitos es la que más futuro tiene por ser sostenible, ya que no se limita a la destrucción física de los cultivos sino que brinda a las personas que han estado dedicadas a esos cultivos ilícitos una posibilidad de vida dentro de la legalidad", afirmó.

"Y muy importante: con un acompañamiento integral del Estado en materia de servicios públicos, vivienda, educación y acceso a la justicia", concluyó Reyes.