‘Colombia debe aprender a no mentir’

Para la líder wayuu Matilde López los problemas en La Guajira son producto de un abandono estatal que quiere ser disfrazado con la sequía.

Háblenos de la cultura Wayuu.

Somos una raza muy valiente. Imagínese hemos  sobrevivido a la inclemencia del clima y al olvido estatal, somos unos héroes.

De sus artesanías, ¿Cuál es la que más significado tiene?

Se dice en nuestra mitología que quien nos enseñó a hacer tejidos fue Wale ker, que es la araña. Hacemos mochilas, bordamos mantas, chinchorros y hacemos cotizas (calzado). Cada tejido tiene significado, las figuras representan muchas veces a la naturaleza o la actividad que hacen los animales, por ejemplo.

Un plato típico Wayuu.

El Friche y el chivo.

Dentro de la mitología Wayuu, ¿cuál es uno de los mitos más representativos?

La creación del mundo. Creemos que somos hijos de Mma (la tierra) y Juyá (la lluvia). Se dice que los veranos intensos son porque no estamos haciendo el rito del segundo entierro -tenemos un paraíso terrenal dentro de nuestra mitología que es donde descansa el alma de los indios muertos y es en el Cabo de la Vela, Jepírachi-; cuando nos hacen el segundo entierro, descansamos allá. Dentro de nuestra costumbre, eso se hace para que llueva.

¿Cuál es la concepción de la muerte en la comunidad?

Para nosotros, los muertos son lo más sagrado que hay. Cuando estamos vivos no aparece nada pero cuando morimos, aparecen los chivos y se hace un funeral por todo lo alto. Nuestros sitios más sagrados son los cementerios.

¿Y de la vida?

Algo muy preciado para nosotros es que nos queremos mucho, familiarmente, porque nuestra visión política está compuesta por la parte matrimonial.

¿Qué debería aprenderle Colombia a los Wayuu?

Tenemos el don de la palabra que no necesita de escritos ni de compromisos. Te doy mi palabra de que las cosas se van a dar y se dan, eso debería aprender este país, a no echar tanta mentira.

¿Cómo es la relación de su comunidad con la naturaleza?

Tratamos siempre de mantenerla equilibrada. Mantenemos la armonía con la naturaleza, respetamos todo lo que hay en nuestro cosmos. En la parte espiritual, tenemos muchos ritos y respetamos algunas áreas, sitios sagrados y hasta horas.

¿Cómo los ha afectado la sequía?

La Guajira siempre ha sido una región muy seca, es cuento de que la sequía es lo que está afectando y matando. Aquí siempre ha habido un abandono estatal e histórico, entonces que no vengan a decir que es por el fenómeno de El Niño.

¿En qué se refleja ese ‘abandono estatal’?

No hay vías de acceso buenas, no hay colegios, puestos de salud, no hay pupitre para los niños sino que ven clase encima de muchos tronquitos, y le echan a la tierra veneno. La mayor parte de las comunidades y los habitantes son analfabetas.

¿Cómo los ha afectado la extracción minera?

Lo único que han dejado es movimientos telúricos y huecos.

¿Qué tanto se han visto involucrados en el deterioro del medio ambiente?

Nosotros no porque hemos sabido vivir y convivir con la naturaleza, hemos cuidado y no hemos destruido nada.

¿En qué deben consistir las políticas de desarrollo para esa región?

Primero, deben ser consultados con las comunidades indígenas, se debe tener en cuenta el territorio, la jerarquía y esa parte cultural.

¿Cuál ha sido la respuesta de las autoridades gubernamentales?

Hasta el momento no la he visto.

¿Están de acuerdo con la suspensión del paro cívico?

Debería haber continuado porque aquí hay un problema muy grave y es de todos, aun los que viven en las poblaciones urbanos.