Colombiana lleva más de 20 días desaparecida en México

Desde el 18 de diciembre de 2017 la mamá de Yesly Tatiana Goéz Guisao no sabe nada de su hija.

Archivo particular.

El 20 de diciembre de 2017, Aleida María Guisao recibió un mensaje alarmante por parte de familiares de Joan Sebastián Espinosa, el novio de su hija. A Yesly Tatiana Góez Guisao, de 25 años, la dieron por desaparecida en México el 18 de ese mes, el mismo día que hablaron por última vez. 

"Ellos (la familia) avisaron el martes 19 a eso de las 11 de la noche. Me colocaron un mensaje que me comunicara urgentemente con ellos. El mensaje no llegó en la noche y al otro día, el miércoles 20, me llegó y yo me puse a intentar localizar a la familia de ese muchacho y me fue imposible", dijo Aleida María Guisao a El Espectador 

Sin suficiente información, Guisao logró comunicarse con la dueña de la peluquería donde su hija trabajaba para indagar más, pero la señora solo pudo confirmarle que la última vez que la vio fue el sábado 16 de diciembre a las 8:30 de la noche, cuando ella se fue a descansar. El lunes, día en que supuestamente desapareció, nunca llegó a trabajar. 

Guisao puso la denuncia en Cancillería, una vez se enteró de la desaparición de su hija, pero hasta ahora no ha obtenido respuesta del paradero de la joven. 

La desaparicón de Yesly Tatiana no es un caso aparte. Cuatro días después de su desaparición, encontraron el cuerpo decapitado de Joan Sebastián Espinosa en Cancún. Las razones de su muerte aún no se han confirmado. Al parecer, el joven trabajaba en el país azteca como un pagadiario. 

"La Cancillería me llamó un día y me preguntó que si yo sabía en qué trabaja él (Espinosa). Yo les dije que no sabía. Me dijeron que para que yo supiera, él trabajaba como cobrador, como un gota a gota. Eso me dijeron a mí", explica Guisao, sin ser esta la versión oficial. 

El cuerpo del joven fue repatriado a Colombia el 4 de enero, ese mismo día se le hicieron las despedidas fúnebres, a las cuales asisitó Guisao. Según ella, familiares de Espinosa se le acercaron y le informaron que su hija también se encontraba muerta. "Nos informaron, sería la familia, no sé, que ella estaba muerta y que estaba en una fosa común". 

Aleida Guisao espera una respuesta pronto por parte de Cancillería para dar con el paradero de su hija. "Uno lejos y sin poder hacer nada, con esa zozobra y la angustia, que han pasado 20 días sin dormir en paz".