Colombianos gastan al menos 280 horas de sus vidas haciendo trámites básicos