Colores de Paz: la empresa de ex combatientes que sueña con ser ejemplo para sus compañeros

Noticias destacadas de Nacional

Esta es la primera empresa de excombatientes de las Farc constituida en el departamento de Nariño. Su principal objetivo es poder brindar la mayor cantidad de empleos a comunidades afectadas por el conflicto y así seguir construyendo la paz en todo el país.

Entre las selvas de Colombia y en la época en la que la confrontación armada entre la guerrilla de las Farc y las Fuerzas Militares de Colombia estaba en su punto más alto, Carlos Hugo Saavedra era el encargado de hacer la publicidad y la propaganda. Los aprendizajes que le dejó esta labor dentro de las filas, hoy le sirven a él, quien dejó las armas tras la firma del Acuerdo de paz, como base para constituir la empresa de confección ‘Colores de Paz’, la primera de un reinsertado en el departamento de Nariño.

Tras dejar las armas y al llegar a Pasto (Nariño), Carlos Hugo vio la necesidad de conseguir empleo, pues necesitaba plata para poder comer y dormir. “Al llegar a la ciudad se dio la necesidad de conseguir trabajo y conseguir ingresos. Yo tenía la idea de poner el taller (de confección) solo, con los ocho millones que son del acuerdo, pero acá conocí a otros compañeros y les hablé de lo que yo sé hacer y conformamos la Asociación Colores de Paz”, cuenta Carlos Hugo Saavedra.

También puede leer: Abren convocatoria de la ONU para financiar proyectos de paz en Colombia

La Asociación Colores de Paz fue conformada por 10 excombatientes, seis hombres y cuatro mujeres, quienes a punta de estudios y capacitaciones en el ámbito de la confección, lograron montar un taller para fabricar ropa deportiva. Sin embargo, dentro de esta organización hay gente que sabe de música y cocina, por lo que el objetivo principal es sacar adelante los proyectos de todos.

Según cuenta Saavedra, cuando presentó el proyecto por primera vez frente al Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) aún le faltaban muchas cosas por definir y fue allá donde le recomendaron empezar con la ropa deportiva que es la más sencilla de hacer. Desde el mismo instituto lo apoyaron y empezaron a capacitar a él y a sus compañeros de la alianza para que conocieran un poco más del negocio de la confección y de la producción de textiles.

Así, poco a poco, se empezó a montar un proyecto personal que había nacido en la cabeza de Carlos mientras estaba en las selvas colombianas. El siguiente paso fue presentarlo ante el Consejo Nacional de Reincorporación (CNR), encargado de evaluar estas iniciativas y ver si son viables o no desde la parte social y económica. Con el apoyo de la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), ‘Colores de Paz’ fue aprobada por el CNR y así se constituyó como la primera empresa de excombatientes en el departamento de Nariño.

Lea también: Unión Europea reafirma su compromiso con 30 proyectos de paz en Colombia

La Alcaldía de Pasto también apoyó el proyecto y entregó $1 millón 200 mil pesos para la construcción de la empresa. La Gobernación del Nariño prestó los espacios para hacer el desfile de inauguración de la marca y se está a la espera de que económicamente también realicen un aporte que le ayude a ‘Colores de Paz’ a seguir creciendo.

Sin embargo, el proyecto creció durante los años de formación y hoy en día ya no es solo de ropa deportiva. “La idea es hacer ropa de dotación, deportiva, trajes, vestidos, entre otros productos. La intención es ampliar más con el fin de generar más empleo porque hay personas especializadas en distintas cosas”.

Y es que la generación de empleo para Carlos es algo fundamental. Durante los cursos y capacitaciones que hizo conoció a varias víctimas del conflicto armado que buscaron a través de la confección de ropa una forma de ser productivas. Con ‘Colores de Paz’, buscará generar empleo para todas esas personas que están intentando dejar en el pasado los recuerdos de la guerra y así seguir construyendo la paz.

También puede leer: Sinfonía en Paz Mayor: un proyecto con niños víctimas del conflicto en Colombia

Desde el punto de vista tecnológico, la empresa conformada por Carlos ya cuenta con diferentes herramientas para poder realizar los productos. “En este momento contamos con máquinas industriales para la confección. Para el estampado los hacemos de manera artesanal y también con máquinas como las termofijadoras. Los diseños los hacemos en programas como Illustrator y Photoshop. Por su parte, si es artesanal utilizamos el pulpo”, asegura el director de ‘Colores de la Paz’.

Y es aquí donde esa experiencia que tuvo Carlos durante la época que manejó la publicidad y la propaganda de la antigua guerrilla de las Farc es vital. A partir de sus conocimientos en programas de edición y de técnicas como el pulpo, los diseños que se manejan en la empresa son realizado por el mismo director, para luego ser estampados en las prendas.

‘Colores de Paz’ cuenta con seis empleados actualmente y espera seguir creciendo para servir como ejemplo para otros ex combatientes que decidieron unirse a las disidencias al ver que el Gobierno no estaba cumpliendo lo pactado en los Acuerdos de Paz. Esta, al igual que otras empresas ya constituidas en otros departamentos del país, son el vivo ejemplo de que se puede seguir construyendo paz a partir de negocios personales.

A pesar de que el proyecto no solo se basa en la confección de ropa deportiva, Carlos asegura que uno de los objetivos a corto plazo que tiene ‘Colores de Paz’ es poder hacer la ropa del Deportivo Pasto, el equipo de la región donde está radicada la empresa. Además la ilusión de vestir a la Selección Colombia es una de los mayores sueños que tiene este proyecto que busca enviar un mensaje de paz a todo el territorio nacional.

Comparte en redes: