Comisión de verificación en Segovia, Antioquia, rechaza accionar del Esmad en paro minero

Alertan que de no tomarse acciones en materia de prevención y protección y una salida negociada, podría empeorar “la crisis humanitaria que se extiende a toda la subregión del nordeste antioqueño”.

La comisión de verificación en Segovia, Antioquia, rechaza el “tratamiento militar y de guerra que se le está dando a la protesta” que se adelanta desde hace un mes en los municipios de Segovia y Remedios por parte del sector minero.

Por medio de un comunicado, informaron que el Esmad está usando el “exceso de la fuerza y utilización de armas no convencionales, además de drones”.

Así mismo, informan que la comunidad tiene evidencias de “francotiradores y del Esmad entrando a sus casas, escuelas y hospitales, lanzando gases a estas y destruyéndolas”.

Según la comisión de verificación se agudiza la crisis humanitaria ya que el pasado viernes, mientras se realizaba el sepelio y un acto conmemorativo en rechazo del asesinato de un joven, “el Esmad irrumpe la calma lanzando gases por todas partes y tomándose el sector de la electrificadora donde se concentra la protesta, allí se encontraban niños, mujeres embarazadas y ancianos”.

En ese enfrentamiento una persona resultó murió y otras dos resultaron heridas.

A Segiovia llegaron indígenas y campesinos para apoyar la protesta, por lo que organizaron un campamento en un coliseo que tuvieron que abandonar debido al enfrentamiento entre la comunidad y el Esmad.

Llamamos la atención por la posibilidad de presentarse falsos positivos judiciales como estrategia de criminalizar la protesta e implicar a los manifestantes en acciones vandálicas para profundizar la estigmatización de éstos”, dice en el comunicado la comisión de verificación que alerta además que, de no tomarse acciones en materia de prevención y protección y una salida negociada, podría empeorar “la crisis humanitaria que se extiende a toda la subregión del nordeste antioqueño”.

Finalmente, responsabilizan al gobierno de Santos y al gobernador de Antioquia, Luis Pérez, “por los nuevos asesinatos que se puedan presentar en Segovia y Remedios, y los hechos que esta situación desencadene. Reiteramos la exigencia de que el Esmad salga de los municipios y se instale una mesa de negociación con los mineros”.

Fuentes de la Procuraduría confirmaron que los enfrentamientos se registraron después de una reunión de representantes del Estado con la comunidad. Según esa fuente, los habitantes están exigiendo que el Esmad sea retirado del lugar. 

Los enfrentamientos entre la fuerza pública y los manifestantes dejan - hasta ahora - 19 heridos y dos muertos. La Policía dice que en las últimas horas 15 uniformados han resultado heridos.

Desde que empezó el paro, el pasado 21 de julio, no ha habido día sin que se reporten choques entre el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, y los mineros. También hay cruce de versiones. La Policía dice que grupos criminales organizan una parte de las protestas, la Mesa Nacional Minera niega ese escenario.  Las conversaciones entre las directivas de la multinacional Gran Colombia Gold y los voceros mineros están congeladas. El panorama no es esperanzador.