Comunidad de paz de San José de Apartadó denunció incursión paramilitar

Miembros de la comunidad retuvieron a dos de los paramilitares que pretendían, según cuentan, asesinar al representante legal de la comunidad Germán Graciano Posso. Piden una comisión integrada por la Defensoría del pueblo, Ministerio del Interior y Fiscalía para entregar a los retenidos.

Corporación Nuevo Arco Iris

La comunidad de paz de San José de Apartadó (Antioquia) denunció este viernes una incursión militar en su territorio que tenía la intención de asesinar a Germán Graciano Posso, representante legal de la comunidad.

De acuerdo con los afectados, un hombre conocido como Arcadio se acercó a la comunidad con el pretexto de vender cacao, sin embargo, el verdadero fin era asegurarse de la presencia de Posso.

Sobre las 10:45 de la mañana de este viernes, cuatro personas, a quienes califican de paramilitares, llegaron a la bodega en la que la comunidad comercializa el cacao, sacaron sus armas y amenazaron de muerte a las personas que se encontraban en el lugar. Según la comunidad, dos de los hombres eran “Felipe” y “Ricardo David”, quienes serían mandos paramilitares ampliamente conocidos en la zona, y que se habrían identificado como Ricardo Cardona Higuita y Humberto Londoño Úsuga, respectivamente.  

Contexto: Construir unidos: la historia de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Sin embargo, varios miembros del colectivo reaccionaron y forcejearon con los ilegales y lograron desarmar a uno de ellos. En el hecho, resultaron heridos dos de los invasores y varios miembros de la comunidad, entre ellos Posso. Posteriormente, las personas del lugar inmovilizaron a los delincuentes y se encuentran a la espera de la Defensoría del Pueblo para entregarlos.

“En las semanas y meses anteriores se notaba la intensificación progresiva de amenazas y operaciones de inteligencia que anunciaban un golpe grave contra la Comunidad de Paz. Nuestras constancias apremiantes dirigidas al país y al mundo no produjeron ninguna reacción ni protección de parte de las instituciones del Estado”, señala la comunidad en un comunicado publicado y enviado a los medios de comunicación.

Aseguran también que el vicepresidente Óscar Naranjo está al tanto de la situación y prometió “examinar la enorme complicidad de la fuerza pública presente en la región”. La información del hecho fue confirmada por el padre jesuita Javier Giraldo, quien ha acompañado y apoyado a esta población desde que se declaró como comunidad de paz en marzo de 1997.

Por su parte, el representante Alirio Uribe rechazó lo sucedido en la comunidad y solicitó que, con urgencia, se desplace una misión humanitaria hasta ese territorio. “Voceros de la comunidad me han manifestado que sólo entregarán a los dos paramilitares retenidos a una misión de alto nivel proveniente de Bogotá, conformada por la Defensoría del pueblo, Ministerio del Interior y la Fiscalía”, señaló el representante del Polo Democrático.

¿Qué es la Comunidad de Paz de San José de Apartadó?

San José de Apartadó es un corregimiento del Urabá antioqueño que ha sufrido durante mucho tiempo las embestidas del conflicto armado en Colombia. Cansados de la matanza, el 23 de marzo de 1997, con apoyo de los jesuitas, unos 500 campesinos de 17 veredas tomaron la decisión de organizarse y sacar de la guerra a su territorio. Fue así como, autónomamente, se declararon “comunidad de paz”.

Como comunidad, asumieron compromisos colectivos, como no portar armas, no consumir alcohol, no sembrar cultivos de uso ilícito, no manipular ni entregar información a ninguna de las partes en conflicto y no participar en la guerra.