Comunidades campesinas de los Montes de María cierran distritos de riego

Los agricultores informaron que están dispuestos a dialogar bajo una condición, el uso racional de los recursos naturales, de otra forma todos los habitantes de esa región de Bolívar y Sucre estarán perjudicados por los bajos niveles de los embalses.

Los campesinos de los Montes de María piden que se abra el espacio de diálogo para realizar un uso racional de los recursos naturales.Cortesía UsoMaría

Las comunidades campesinas de los Montes de María cerraron las compuertas del Distrito de Riego de Marialabaja como una forma de prevenir una emergencia ambiental por el bajo nivel de agua que presenta el embalse.

Desde octubre de 2018 habitantes de Santo Domingo de Mesa en El Carmen de Bolívar, San José de Playón y Palo Altico en Marialabaja, y San Cristóbal en San Jacinto enviaron alertas a la gobernación de Bolívar sobre la inconveniencia de mantener el funcionamiento normal del distrito de riego por el verano que azotaría la región en 2019, como pasa ahora.

En un comunicado emitido el 2 de mayo por los campesinos señalan que: “el bajo nivel de agua de la represa Arroyo Grande, es evidente a la vista y que por el estado actual exige medidas urgentes, que hasta ahora no han sido tomadas”.

Como la comunidad no cuenta con el servicio de acueducto, la represa es la única fuente para acceder a este recurso. Asimismo, los bajos niveles de la represa impiden el transporte de sus habitantes y de las cosechas.

El distrito de riego se creó en 1960 con el subsidio de cultivos de arroz que se mantuvo hasta los años 80 cuando una crisis debilitó el sector y muchos agricultores quebraron, entre 1990 y los 2000 hacendados de la zona migraron al cultivo de palma, hoy persisten las dos modalidades de cultivo.

“En distintos espacios y a través de distintas vías hemos solicitado a los cultivadores de palma y arroz, sector beneficiado por el Distrito, que se tomen las medidas necesarias que permitan el uso racional del recurso hídrico y la protección y conservación de los ecosistemas que conforman tanto el Distrito como sus afluentes”, señalan los agricultores.

“Ellos no amenazaron a nadie, pero, forzaron puertas y candados”, señaló el gerente de UsoMaríalabaja, Luigi Casanova. “El embalse aún no está en su mínimo nivel, el problema es de ellos en la comunidad porque la solución de un acueducto no depende de nosotros y con estas acciones se pueden perder 1.500 toneladas de arroz”, agregó.

Entre tanto la comunidad desmintió en un comunicado la afirmación del funcionario “aclaramos que el cierre de las compuertas se hizo de manera pacífica como lo pueden corroborar los miembros de la fuerza pública y funcionarios de Usomaría –ente administrador del Distrito- que se hicieron presentes durante la toma de las compuertas, por lo tanto consideramos que es nocivo que esta entidad afirme que las comunidades campesinas retuvimos a sus empleados”.