Con dura carta, HRW pide al Congreso rechazar referendo contra adopción igualitaria

Human Rights Watch dice que aprobar la iniciativa de la senadora Viviane Morales sería discriminatorio e implicaría un retroceso en materia de derechos humanos.

Pixabay

Una contundente carta envió este viernes José Miguel Vivanco, director para las Américas de la Human Rights Watch, a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado en Colombia. La petición: que el Congreso no apruebe el referendo, liderado por la senadora Viviane Morales, que pretende solicitarles a los colombianos su avala para prohibir que personas solteras y parejas del mismo sexo adopten niños en el país. Este mecanismo solo quedaría permitido para los hogares conformados por un hombre y una mujer. (Lea aquí: Referendo contra adopción igualitaria costaría $280 mil millones: Minhacienda)

El representante de la ONG argumenta en nueve párrafos que la iniciativa legislativa es un acto de discriminación e implicaría un retroceso para el país en materia de derechos humanos, pero además envía un fuerte mensaje sobre lo que su aprobación implicaría negativamente en materia de derecho internacional y en los pactos que ha suscrito Colombia para comprometerse a luchar por la igualdad. (Lea aquí: La eterna espera de los niños huérfanos)

Vivanco inicia explicando que la sentencia de la Corte Constitucional que aprobó la adopción a parejas gais en 2015 debe ser considerada como lo logro. Precisamente esa decisión judicial es la que pretende revertir la senadora Morales, y muchos creen que saldrá victoriosa con su propuesta. Sin mayores esfuerzos, el proyecto de ley ya fue aprobado en dos debates en Senado y le faltan dos más en Cámara.

“Human Rights Watch considera que esa reforma constituiría un grave retroceso para los derechos de personas LGBT en Colombia y supondría una discriminación arbitraria contra los solteros por su estado civil”, afirma Vivanco. Más adelante en el documento, HRW empieza a desglosar cada una de las razones de los promotores del referendo y presenta sus contraargumentos. 

Una de las banderas de Morales para defender su proyecto de ley es que la adopción no es un derecho, sino un mecanismo para proteger a niños huérfanos o abandonados, y que por eso su referendo no versa sobre limitar derechos de los LGBTI. Frente a eso, HRW responde que este alegato “carece de sentido”, que aun cuando la adopción no sea un derecho “los estándares de derechos humanos claramente prohíben la discriminación y el trato desigual y arbitrario”, y que así lo ha ratificado la Corte IDH. Sin embargo, el derecho internacional permite a los Estados brindar un tratado diferenciado a las personas siempre que exista una justificación “objetiva y razonable”. Pero en el caso del referendo, según HRW, no hay evidencia para justificar excluir a los solteros y parejas gais de la adopción. (Lea aquí: “La adopción es un derecho de los niños, no de los adultos”: Viviane Morales)

“Human Rights Watch no tiene conocimiento que existan evidencias concluyentes sobre que los niños criados por una madre y un padre tengan mayores probabilidades de alcanzar un “desarrollo óptimo”. De hecho, numerosos países —como Argentina, Brasil, México, Sudáfrica y varias naciones en Europa—han permitido la adopción de parejas del mismo sexo, precisamente al considerar el interés superior del niño. Por su parte, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha determinado que negar una adopción exclusivamente por motivos de orientación sexual es un acto discriminatorio que no puede defenderse sobre la base del interés superior del niño”, agrega la ONG.

Vivanco señala a los promotores de basar el proyecto legislativo “en presunciones infundadas, prejuicios y estereotipos discriminatorios sobre la orientación sexual o el estado civil de una persona para determinar si esta es adecuada para ser padre o madre”. (Lea aquí: "Referendo contra adopción igualitaria sería un retroceso para el país": Kenneth Burbano)

Sobre el argumento de que la sociedad colombiana no está preparada para que niños y niñas crezcan en hogares homoparentales por el matoneo al que se enfrentarían, HRW dice que “si los niños adoptados por personas LGBT sufren discriminación debido a la orientación sexual de sus padres, las autoridades colombianas tienen la obligación de prevenir y sancionar estas prácticas para promover el respeto a las minorías sexuales”.

“Finalmente, quisiera subrayar que los derechos de parejas LGBT —o cualquier otro grupo—no pueden ser objeto de un referendo. Los derechos fundamentales, en particular cuando se trata de minorías, son precisamente una garantía frente a la voluntad electoral de las mayorías y no pueden estar supeditados a la opinión circunstancial de la población.

Doctor Pinto, espero que usted y los miembros de la Honorable Cámara de Representantes rechacen el proyecto de ley 220 de 2017 por los argumentos expuestos. En los últimos años, Colombia ha dado pasos notables para reconocer los derechos de personas LGBT en el país y ha desempeñado un rol importante en la defensa de estos derechos en Naciones Unidas al impulsar una resolución para designar a un experto independiente sobre la discriminación por motivos de orientación sexual. Aprobar este proyecto de ley frustraría esos notables avances y podría permitir que se imponga una reforma constitucional homofóbica utilizando como subterfugio el supuesto interés superior del niño”, concluye Vivanco.

La Procuraduría General de la Nación también se mostró en contra del referendo, al decir que éste no es el mecanismo idóneo para garantizar el derecho del niño, niña y adolescente a tener una familia. Así mismo el Ministerio de Haciendo se opuso al explicar que la ida a las urnas podría costar $280 mil millones, que no están incluidos en el presupuesto general de la nación y que desborda la capacidad financiera del Estado.

Sin embargo, la iniciativa tiene gran acogida en buena parte de la sociedad. La congresista Morales cuenta con el respaldo de por lo menos 2 millones de ciudadanos que firmaron la propuesta para ser radicada en la Registraduría, que dio su visto bueno y la pasó al Congreso. En Senado los dos debates tampoco fueron reñidos. En Comisión Primera la votación quedó diez votos a favor y dos apenas en contra, y en la plenaria la diferencia fue de 53 a favor y 21 en contra.

691527

2017-04-28T18:38:02-05:00

article

2017-04-29T10:18:56-05:00

pcuartas26_114

none

Redacción Politíca

Nacional

Con dura carta, HRW pide al Congreso rechazar referendo contra adopción igualitaria

84

7447

7531