Con especial mensaje a México, el papa cierra misa en Villavicencio

También se refirió al huracán Irma, que en estos momentos pasa por el Caribe y se aproxima a Florida.

AFP

Durante el cierre de la misa realizada por el papa Francisco en Villavicencio, el jefe del estado Vaticano envió un mensaje tanto a los damnificados del terremoto de magnitud 8,2 en la escala de Richter en México este jueves en la noche, como a las víctimas del huracán Irma que continúa su paso por el Caribe y que se aproxima peligrosamente a Florida.

Después de la intervención de monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de la Arquidiócesis de Villavicencio, agradeciera la presencia de papa, este expresó su “cercanía espiritual a todos los que sufren las consecuencias del terremoto que ha azotado a México en la noche pasada, probando muertos y cuantiosos daños materiales. Mi oración por los que han perdido la vida y por sus familias”.

(Visite el especial del papa en Colombia).

A este mensaje, Francisco también le añadió unas palabras sobre el huracán Irma, uno de los mayores registrados en el Atlántico: “Sigo de cerca el desarrollo del huracán Irma, que está golpeando al Caribe, dejando a su paso cuantiosas víctimas e ingentes daños materiales, como también está causando miles de desplazados. Los llevo en mi corazón y rezo por ellos”. Por último, se dirigió a los asistentes pidiéndoles que “se unan a estas intenciones y no se olviden de rezar por mí”.

Tras el sismo en el sur de México, el más fuerte que se ha registrado en el último siglo (superando al de septiembre de 1985), se ha confirmado que 32 personas han fallecido, 23 de ellas en el estado de Oaxaca y otras siete en Chiapas, lugar del epicentro. El huracán Irma, que alcanzó la categoría 5 antes de llegar al mar Caribe, ha alcanzado vientos de más de 295 km/h, dejando daños estimados en 10.000 millones de dólares según el Centro de Gestión de Catástrofes y de Reducción de Riesgos Tecnológicos de Karlsruhe, en Alemania.