Concejales, en la mira

Tres cabildantes de Chía, Anapoima y Ubaté están en líos por sus actuaciones.

El concejal Alejandro Ocasiones es uno de los ocho participantes que continúan en el ‘reality’ “Gran Hermano”. / Cortesía
El concejal Alejandro Ocasiones es uno de los ocho participantes que continúan en el ‘reality’ “Gran Hermano”. / Cortesía

Apenas unos días después de que el exsenador Eduardo Merlano perdiera su investidura por incurrir en tráfico de influencias y agredir a agentes de tránsito, un caso similar tiene en aprietos al concejal de Chía Carlos Martínez.

Aunque Martínez asegura que el incidente ocurrió hace seis meses, esta semana se conoció que la Procuraduría abrió investigación preliminar en su contra por haber supuestamente insultado a un grupo de patrulleros que lo detuvieron cuando se desplazaba en una moto con una menor de edad sin casco ni chaleco. Según Martínez, “trataba de ayudar a la menor, que habría sido golpeada en un CAI del municipio”.

En el video, revelado por Noticias Uno, se puede ver cuando en un acalorado encuentro Martínez discute con los patrulleros y se niega a entregar sus papeles, asegurando que es “la primera autoridad del municipio”.

Martínez, quien obtuvo su curul en el municipio de Chía con apenas 276 votos, tiene además otra investigación en la Procuraduría. A principios de 2012, una cámara registró supuestamente al concejal haciendo unos tiros al aire en una discusión con la policía en el norte de Bogotá. Pese a que el concejal le dijo a este diario que ya pudo demostrar que no es la persona que aparece en el video, y que detrás de las denuncias se esconde “persecución política”, en la Procuraduría sigue marchando la investigación.

Su nombre no es el único que está en la mira de la Procuraduría.

Del Concejo a ‘Gran Hermano’

En el Concejo de Anapoima dicen que en agosto, cuando el entonces presidente de esa corporación, Alejandro Ocasiones, les pidió una licencia no remunerada aduciendo problemas personales, muchos dudaron. Sin embargo, apenas Ocasiones aseguró que tenía amenazas en su contra, que su papá estaba enfermo y que tenía que renunciar a la presidencia del Concejo, la mayoría firmó el documento para permitirle estar por fuera hasta el 31 de noviembre.

Hoy, varios días después de que se hiciera público que el motivo real de la licencia de Ocasiones era participar en el reality Gran Hermano del canal Citytv, siguen indignados. Su caso, analizado en este momento por la Procuraduría General de la Nación, podría terminar en una sanción disciplinaria o en la pérdida de investidura del joven de 19 años.

Pero pese al escándalo, Ocasiones sigue participando en el reality, en el que, según varios de sus compañeros, “está haciendo quedar bastante mal al municipio”.

Otro de los concejales en aprietos es Andrés Peña Hernández, del municipio de Ubaté. Peña fue uno de los once concejales que durante la pasada administración viajaron con recursos del Concejo a una capacitación sobre alfabetismo en La Habana, Cuba.

La semana pasada la Procuraduría elevó pliego de cargos a los once concejales por haber violado normas legales que señalan que no estaban autorizados a recibir viáticos ni gastos de viaje. Del grupo, Peña fue el único concejal reelegido y actualmente ocupa una curul en el municipio.

Por ahora los tres concejales en la mira de la Procuraduría continúan en sus cargos. Sin embargo, las investigaciones apenas comienzan y pueden desencadenar en sanciones o incluso en la pérdida de sus curules.