“Trazando futuros”, conferencia regional contra la violencia hacia menores de edad

Noticias destacadas de Nacional

Esta conferencia para América Latina, organizada por la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE), se realizará de manera virtual el 19 y 20 de noviembre con la participación de 11 países, incluido Colombia. Dentro de los objetivos se encuentra dar a conocer el compromiso de los países pioneros, intercambiar buenas prácticas y llegar a una posición común para unir esfuerzos en la lucha contra esta violencia en medio de la pandemia.

La violencia afecta alrededor de 1.700 millones de niños y niñas cada año, además cada cinco minutos un niño o niña muere por causa de la violencia. Esta se manifiesta de forma física, psicológica, laboral, con privaciones e incluso homicidios y es una realidad invisibilizada, especialmente en América Latina y el Caribe, una de las regiones más violentas del mundo y con mayor desigualdad social. “Más de la mitad de las niñas, niños y adolescentes de la región son víctimas de maltrato físico, emocional, trato negligente o abuso sexual, 40 millones de menores de 15 años sufren violencia, abusos y abandono en la familia, la escuela y la comunidad”, afirma UNICEF.

Sumado a esto, de acuerdo con el Informe de Naciones Unidas sobre el impacto del COVID-19 en América Latina y el Caribe de julio de 2020, el COVID-19, convirtió algunas partes de la región en zonas críticas de la pandemia, exacerbada por la debilidad de las estructuras de protección social existentes, la fragmentación de los sistemas de salud y la presencia de desigualdades profundas. Por eso, niños, niñas y adolescentes están expuestos a un mayor riesgo de violencia.

Ya se han dado algunos pasos para prevenir. En julio de 2016, el Secretario General de las Naciones Unidas puso en marcha la Alianza global para poner fin a la violencia contra los niños, niñas y adolescentes; de la región se sumaron Paraguay, Perú, Colombia, Brasil, Honduras, El Salvador y México como «países pioneros», con voluntad política de erradicar esta violencia adoptando un plan de acción integral y multisectorial basado en medidas concretas. Así se creó el paquete técnico lNSPIRE, que cuenta con siete estrategias.

También le puede interesar: “Los explotadores creen que pueden dominar los cuerpos de niños y niñas solo porque pagan”

La Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE) de Ginebra, Suiza, ha liderado varias iniciativas desde los años 60, reúne una red de 80 instituciones comprometidas con la promoción y defensa de la dignidad y los derechos de los niños. Desde enero de 2019 inició un programa trienal que se implementa en estrecha cooperación con sus socios en nueve países: Armenia, Chile, Georgia, Lituania, Paraguay, Perú, Rusia, Ucrania y Uruguay. En el marco de este programa, el BICE decidió organizar la Conferencia regional “Trazando Futuro” para América Latina, esta se llevará a cabo en el marco del aniversario número 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño y durante el Día Mundial para la Prevención del Abuso contra los Niños, el 19 de noviembre, también en el Día Mundial de la Infancia, el 20 de noviembre, por medio de Zoom.

“Con este evento queremos sensibilizar a la opinión pública y a las autoridades sobre este fenómeno que con la pandemia ha tomado grandes proporciones, además visibilizar acciones concretas de la sociedad civil y crear una red con las autoridades políticas de la región”, afirmó a El Espectador Alessandra Aula, secretaria general de la Oficina Internacional Católica de la Infancia. Recordó que Colombia es uno de los países pioneros y que participa a través del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

El evento pone sobre la mesa las siete estrategias que cada país planteó dentro del programa lNSPIRE para que estas se discutan y ejecuten. “Además habrá una sección especial dedicada a la pospandemia; una parte en la que las autoridades expresarán lo que han hecho como gobiernos y otra, conformada por ocho mesas, para analizar lo que ha podido hacer la sociedad civil frente a esta situación”, dijo Aula.

Los dos grandes bloques serán la prevención de violencias y la pandemia de COVID-19 y su lazo con la violencia. Esperan la participación de cerca de 3.000 personas el primer día y 1.000 el segundo. Todos los interesados puedes acceder a la conferencia por medios virtuales y a las actas que se consoliden, la información esta disponible en la página de la Conferencia BICE.

La secretaria general dijo que también se abordará la situación de riesgo de niños migrantes o menores de edad involucrados en el conflicto armado, que ya se encontraban en una situación de vulnerabilidad y se han visto aún más afectados con la pandemia. Además se reconocerán las buenas practicas y las estrategias que se han implementado durante la crisis para así crear redes de apoyo entre los participantes.

“Reconocemos el compromiso de Colombia en involucrarse desde el principio con la estrategia INSPIRE. En Colombia trabajamos estrechamente con los Religiosos Terciarios Capuchinos, que implementan un programa de justicia restaurativa, con niños, niñas y adolescentes en conflicto con la ley; algunos niños se convierten en agresores y es importante reflexionar sobre la estigmatización y comprender las raíces de las violencias”, dijo la secretaria de BICE.

La conferencia quiere sumar esfuerzos multisectoriales y ayudar a fomentar un compromiso regional para prevenir la violencia. Dentro de los objetivos se encuentra dar a conocer el compromiso de los países pioneros y las estrategias INSPIRE; reflexionar sobre la toma en consideración del interés superior del niño en el contexto del COVID-19; intercambiar buenas prácticas entre los países participantes y llegar a una posición común para seguir los esfuerzos en la lucha contra esta violencia en medio de la pandemia.

Los países participantes son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú, Uruguay. Esta Conferencia regional unirá a los socios y miembros de la red BICE, representantes de las autoridades competentes, profesionales del sistema de protección de la infancia y de justicia, también representantes de universidades y organizaciones de la sociedad civil.

También le puede interesar: Delitos sexuales en internet: el proyecto para una red segura para niños

Comparte en redes: