Conmoción por muerte de patrullero José Alejandro Saade en ataque en Urabá

En Semana Santa, el uniformado regresó a casa en El Retén e hizo lo que más le gustaba. Se comió un sancocho de gallina hecho por su abuela, bailó en Kwan Disco Bar y compartió con sus amigos del colegio, se despidió de todos y partió a una misión en el Urabá antioqueño, donde falleció por un presunto ataque del Clan del Golfo.

Jose Alejandro Saade Ballesteros. Cortesía

A las diez de la mañana del miércoles 11 de abril, María Eugenia Ballesteros recibió la primera llamada, un halo frio recorrió su cuerpo y su alma se desvaneció. Le informaban que algo grave había pasado con su hijo José Alejandro Saade Ballesteros y que se temía lo peor. (Lea: Mueren ocho policías durante ataque en el Urabá a grupo de restitución de tierras)

A partir de ahí, todo fue angustia y tensión en El Retén, un pequeño municipio ubicado al norte del Magdalena, en donde todos se conocen, se vive del cultivo de palma, banano y arroz y es reconocido por ser tierra de campeones de boxeo. Allí nacieron los excampeones Fidel Bassa, Ener Julio y el medallista olímpico de Seúl Corea, Jorge Eliecer Julio Rocha.

Minutos después, la batalla se había perdido, otra vez, ante los violentos y el terrorismo. José Alejandro Saade Ballesteros no se había salvado de un atentado y se confirmaba su muerte. El presidente Juan Manuel Santos repudió el hecho. Una humilde familia en El Retén no comprendía la tragedia.

La Policía Nacional informaba de la muerte de ocho agentes quienes realizaban labores de acompañamiento a la Unidad Nacional de Restitución de Tierras y Antiterrorismo en la vereda El Tomate en jurisdicción del municipio de San Pedro de Urabá (Antioquia). De acuerdo con las autoridades, los hechos ocurrieron a las 8:20 a.m. del miércoles; las indagaciones señalan que a esa hora se registró un ataque, el automotor fue afectado por la detonación de un artefacto explosivo, indicaba el reporte.

“Estamos devastados con esa noticia, José Alejandro, era un buen hijo, nieto y hermano, un muchacho sano. Fue un excelente estudiante, se graduó en el 2013 con honores. Siempre decía 'seré policía para servirle a mi patria'”, asegura en medio de lágrimas Jorge Luis Hernández Arrieta, quien por más de 9 años lo lidió en la institución educativa San Juan Bautista, de la que ahora es rector.

Hijo único de César Julio Saade Teherán y María Eugenia Ballesteros, José Alejandro Saade Ballesteros, pero tiene varios hermanos de padre y dos de madre. Su mamá se fue mucho tiempo a La Guajira, pero el centro de su vida era El Retén, con su ‘abue’, quien lo cuidó.

“Si hay alguien que amó a su institución fue José Alejandro Saade. Recuerdo que hizo varios intentos hasta que logró el ingresar en la Policía, que triste final de nuestro paisano”, comenta el alcalde del pueblo, John Vargas Lara. 

Las autoridades aseguran que tras el ataque en el Urabá antioqueño, en el que murieron siete uniformados más, se cree que el cuerpo del joven, de 22 años, cinco de ellos en la institución, llegue a Santa Marta en horas de la tarde de este jueves 12 de abril.

“Creemos entonces que lo estaremos sepultando el día viernes, queremos hacer un cortejo fúnebre, una caravana de honores hasta el pueblo, porque sin duda José Alejandro Saade Ballesteros es un héroe de nuestra tierra”, asegura el mandatario local.

La Dirección General de la Policía informó que también fallecieron el subintendente Fabio Sarmiento Sarmiento; los patrulleros John Jairo González Cardona, Giovanny Rodríguez Castaño, el barranquillero José David Pérez Hernández, de 25 años, quien llevaba siete años en la institución; Jorge Pacheco Solano, de 22 años, de Sabanalarga, Atlántico, con cinco años de servicio en la Policía Nacional; Darlin Rodríguez Sarabia, de 29 años, seis de ellos en la institución y, Never Alfonso Sierra Blanco, oriundo de Sincelejo. 

Por estos hechos, las autoridades adelantan investigaciones para dar con los presuntos responsables. Sin embargo, no descartan que sea el ‘Clan del Golfo’ quien esté tras el ataque.

últimas noticias

¿Otra ley para favorecer a la mafia?

Buitrago, o la génesis del vallenato