Consulta popular para salvar al río Túa

Un grupo de ciudadanos de Monterrey (Casanare) convencieron al alcalde de convocar a las urnas para decidir si quieren actividades petroleras en el nacimiento de su afluente más turístico.

“¿Está usted de acuerdo con que se ejecuten actividades de exploración sísmica, perforación exploratoria, producción y transporte de hidrocarburos en las veredas Cacical, Guayabal, Piñalera y Guadualito, donde se ubica la zona de recarga hídrica del municipio de Monterrey?”. El próximo domingo los habitantes de ese pueblo casanareño podrán responder a esa pregunta con un sí o un no en las urnas.

Motivados por la acogida que tuvo la consulta popular que se realizó en diciembre pasado en Tauramena, a pocos kilómetros de sus casas, 260 ciudadanos de Monterrey se animaron y movilizaron a sus vecinos para buscar a través del mismo mecanismo la protección de la zona en la que nace el río Túa.

Intuyen que la expansión de proyectos petroleros, como el Odisea 3D de Ecopetrol (el mismo al que se opone Tauramena), terminará amenazando sus principales fuentes de agua, y aunque reconocen que los hidrocarburos han movido la economía de la región, exigen que, frente a las actividades sísmicas proyectadas en sus territorios, se pacten acuerdos con las empresas para evitar impactos nefastos en sus ecosistemas.

“Del río Túa toma agua el 85% de los pobladores de Tauramena y Monterrey, y además es uno de nuestros referentes culturales más importantes. No estamos dispuestos a que lo intervengan las actividades petroleras que ya están proyectadas sobre zonas de recarga hídrica que además son geológicamente inestables. Sabemos que la sísmica podría traer deslizamientos”, dice la ecóloga Carolina Pérez, habitante de Monterrey y una de las líderes de la consulta.

El Túa no es un río cualquiera. Los fines de semana sus playas y cascadas reciben decenas de familias que disfrutan de uno de los paisajes más majestuosos del Llano y en la primera semana de enero se convoca a los turistas a participar en el Festival de Verano que lleva el mismo nombre del río.

“La convocatoria para votar en esta consulta popular nació de la preocupación de los ciudadanos que en los últimos años han visto que los cauces de los ríos vienen disminuyendo y quieren cuidar el agua que los beneficia. Seguimos todos los pasos que estipula la ley y el domingo saldremos a votar”, dice Eduardo Ballesteros, alcalde del municipio.

Después de que se realizaran consultas populares similares en Piedras (Tolima) y Tauramena, los alcaldes que adelantaban iniciativas de participación ciudadana para oponerse al desarrollo de proyectos minero-energéticos en sus municipios recibieron de la Procuraduría la advertencia de que podrían ser investigados por “extralimitarse en sus funciones”.

El principal argumento del Ministerio Público ha sido su defensa del polémico decreto 934 de 2013, que indica que las decisiones sobre el subsuelo sólo le competen al presidente. Normativa que fue demandada ante el Consejo de Estado por la Alcaldía de Bogotá al encontrarla inconstitucional.

Aunque las investigaciones que prometió Alejandro Ordóñez ya comenzaron con la apertura de un expediente al alcalde de Piedras, Eduardo Ballesteros está tranquilo. “Esta es una manifestación respaldada por la Constitución, avalada por el Tribunal Administrativo de Casanare y aprobada por la Registraduría. Los ciudadanos están viendo atropellos contra el medio ambiente y quieren actuar”, dice el mandatario de Monterrey.

De sus 22.000 habitantes, 10.205 están habilitados para votar este domingo. En el comunicado en el que la Registraduría convoca a la consulta popular puede leerse la siguiente aclaración: “Como está estipulado en el artículo 55 de la Ley 134 de 1994, la decisión tomada por el pueblo en la consulta será obligatoria”.

 

 

 

acuevas@elespectador.com

@angelicamcuevas

Temas relacionados