Contraloría alerta que contratistas del ICBF entregaron raciones a 15.000 muertos

Noticias destacadas de Nacional

La Contraloría realizó 69 alertas por la entrega de Canastas Nutricionales durante la pandemia. Entre otras cosas, identificó que contratistas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) entregaron 28.000 raciones alimentarias a más de 15.000 beneficiarios que, de acuerdo con la Registraduría Nacional, están muertos.

La Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata (DIARI) de la Contraloría identificó 69 alertas en la entrega de raciones de alimentos que hicieron contratistas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) a supuestos beneficiarios durante la pandemia del COVID-19, en medio de la ejecución del Programa de Canastas Nutricionales.

Beneficiarios que aparecen en la Registraduría Nacional como fallecidos, pero a los que contratistas les entregaron ración de alimentos; menores de edad que en la misma base datos están reportados como muertos, pero que su documento estaría siendo suplantado por beneficiarios; casos como el de una madre que recibió raciones por 172 hijos en César; y contratos con bajos índices de ejecución, son solo cuatro de las 69 alertas detectadas por el DIARI en el seguimiento al Programa Canastas Nutricionales del ICBF.

También le puede interesar: Debate de control político a la Secretaria de Educación de Bucaramanga por PAE

La información se consiguió a través de las planillas entregadas por los operadores al ICBF y al realizar los cruces con la Registraduría. La DIARI obtuvo un total de 100.000 planillas diligenciadas a mano y en formato PDF. Para crear estas alertas se realizó un trabajo mancomunado entre la Contraloría, la Registraduría y el ICBF.

15.580 acudientes que aparecen reportados como fallecidos

En medio de la emergencia sanitaria por coronavirus, el Programa Canastas Nutricionales contrató una modalidad para que varios operadores hicieran el suministro de raciones alimentarias en los hogares de los niños y niñas entre cero y cinco años y madres gestantes. La DIARI, dentro del plan de vigilancia a los recursos asignados a atender la pandemia, identificó que contratistas del ICBF entregaron 28.018 raciones a 15.580 acudientes que según la la Registraduría están muertos.

Al multiplicar el número de raciones que se entregaron a estas personas fallecidas por el valor más bajo de una ración (80.000 pesos), la suma de esta alerta de la DIARI es de por lo menos 2.241 millones de pesos. Los valores de cada ración aumentan según el tipo de Centro Zonal desde donde se entregan y si son para mujeres gestantes y madres en periodos de lactancia.

La DIARI detectó que de esas 28.018 entregas de raciones a acudientes de menores de edad que aparecen en las bases de datos como fallecidos, 4.548 se realizaron en el departamento de La Guajira en mayo, junio y julio.

También le puede interesar: La eterna crisis del Plan de Alimentación Escolar en Colombia

Menores de edad fallecidos suplantados como beneficiarios

Se identificaron nueve menores de edad que en la base de datos de la Registraduría aparecen como fallecidos, pero en las planillas del Programa Canasta Nutricional del ICBF estarían siendo suplantados como beneficiarios, dado que su número de identificación esta registrado en las planillas, pero aparece con otro nombre y apellido.

También se identificó que en Chocó se realizaron 37 entregas de raciones de alimentos a 16 menores de edad que aparecen en la base de datos de la Registraduría como fallecidos en fechas anteriores a la entrega del suministro. En total se detectó que en el país se realizaron 48 entregas a 21 menores de edad que aparecen en la base de datos de la Registraduría como fallecidos en fechas anteriores.

En estos casos, en lo que se presume que estos menores de edad fueron suplantados en las plantillas que entregaron los contratistas del programa, la DIARI detectó que se hicieron 24 entregas de raciones de alimentos. Las alertas están basadas en las debilidades en el diligenciamiento de las planillas de control por parte de los contratistas y operadores del ICBF.

Una madre con 172 hijos

Un equipo de analistas de la DIARI verificó las planillas en físico, descubriendo que en varios departamentos del país, tutores de los menores que recibieron las raciones tienen múltiples beneficiarios. En total se generaron seis alertas a 1.970 beneficiarios.

Por ejemplo, en los municipios Teorama, Hacarí, San Calixto, La Playa, Ábrego y El Carmen, en Norte de Santander, se identificó a un adulto que reclamó beneficios por 195 menores de edad de los que aseguró ser el acudiente. En Chimichagua, Cesar, una mujer dijo ser la madre de 172 niños y niñas en ese municipio y de otro menor de edad en Fundación, Magdalena, y recibió ración por todos. En las planillas, un adulto figura como tío político de 134 menores de edad en Buenaventura, Valle del Cauca.

“¿Qué hicieron y dónde están con las raciones que recibieron estas personas por ese número de menores? Por esto, desde la Contraloría General realizamos estas alertas, para que en el país esta situación no se convierta en una anécdota”, aseguró la directora de la DIARI, María Fernanda Rangel. Añadió que los operadores no pueden seguir entregando raciones a personas reportadas como fallecidas.

Contratos con bajos índices de cumplimiento

La DIARI generó 25 alertas de contratos con bajo índice de cumplimiento, que equivalen a 12.087 millones de pesos por entregar; en los meses de mayo, junio y julio se realizaron pocas entregas o en algunos casos, ninguna. Entre otros, se identificó en Medellín un contrato en el que en junio y julio no se reportó por el ICBF una sola ración de las 2.691 que se debían hacer.

Las alertas que identificó la DIARI están divididas en entregas con documentos de personas reportadas como fallecidas, acudientes con múltiples beneficiarios y contratos con bajo índice de cumplimiento.

También le puede interesar: Formulan cargos a funcionaria de Cartagena por una “supervisión deficiente” al PAE

Comparte en redes: