Contrastes de la sequía en La Guajira

La represa del río Ranchería cuenta con un afluente suficiente para abastecer de agua al departamento, pero el abuso del líquido a lo largo de su caudal impide que abarque toda la región.

El departamento de La Guajira, en el norte del país, ha sido una de las zonas más afectadas por la falta de agua y alimentos que ser derivan del Fenómeno de ‘El Niño’.

Se estima que la crisis humanitaria que se registra en la región ha afectado a cerca de seis mil personas pertenecientes a comunidades indígenas como los Wayúu, quienes no cuentan con el líquido para suplir sus necesidades básicas.

No obstante, la situación a pocos kilómetros de donde ancestralmente han estado ubicados los indígenas cambia radicalmente por cuenta de la represa del río Ranchería, el principal afluente del departamento.

Las aguas del río recorren bastas zonas del sur del departamento, las cuales no llegan hasta los asentamientos indígenas debido a la mala administración de la estructura y el abuso en el uso del agua por parte de sectores agrícolas dedicados a la producción de arroz.

“El único sector del departamento que no ha sufrido las inclemencias de la sequía es el antiguo distrito de Ranchería que disfruta de las aguas de la represa. El agua se usa para regar los cultivos de arroz”, reconoce José Ramón Molina, presidente de Asorranchería, en diálogo con Noticias Caracol.

Se estima que del boquete de la represa del río Ranchería son expulsados 7.000 litros de agua por segundo, suficientes para abastecer a varias comunidades indígenas teniendo en cuenta que el cuerpo humano necesita 250 litros de agua para vivir.