Cumbre Agraria desmiente acuerdo para desbloquear vía Panamericana

La asociación indígena dice que el acuerdo firmado entre el Gobierno y representantes indígenas no tuvo en cuenta a la Minga Nacional. Los bloqueos y movilizaciones seguirán.

Referencia / Archivo AFP.

La Cumbre Agraria objetó el acuerdo firmado entre el Gobierno y la Minga Indígena, en el que se consignó el desbloqueo progresivo de la vía Panamericana. Mediante un comunicado, la asociación aseguró que el acuerdo firmado no está en el marco de la Minga Nacional de la Cumbre Agraria, por lo que afirmaron que seguirán las movilizaciones y no habrá un despeje de vías hasta que no sea instalada una Mesa Única de Negociación con garantías. (Lea: Gobierno y comunidades indígenas acuerdan apertura paulatina de la vía Panamericana)

La Cumbre Agraria aseguró que, pese al pacto establecido entre Juan Fernando Cristo, ministro del Interior, Aurelio Iragorri, ministro de Agricultura y el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), el Gobierno no ha acogido la propuesta de instalar una mesa de diálogos. Por esto, la Comisión Política de la Minga Nacional hizo un nuevo llamado al Gobierno para que se sienten con los miembros de Cumbre Agraria.

“Hemos transmitido a través de garantes de la Defensoría del Pueblo, la Organización de Naciones Unidas y la Iglesia Católica, el mensaje con los requerimientos de garantías, para la instalación de la mesa única de negociación sin recibir respuesta que exprese su voluntad política”, aseguró la Comisión Política de Cumbre Agraria a través de una misiva.

Sin embargo, la asociación indígena hace una denuncia mucho más grave. La Cumbre Agraria asegura que sobre ellos se avecina un “asalto militar”, y que los manifestantes serán víctimas de fuerza represiva. Por esto, la asociación responsabilizó al Gobierno de los hechos que puedan presentarse. Por el momento, el Gobierno no se ha pronunciado sobre las declaraciones de la Cumbre Agraria.

De igual forma, los miembros de la asociación aseguraron que seguirán concentrados en los puntos donde se encuentran, para lo cual solicitaron medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para que les sea garantizada la protección a su vida.

La Cumbre también manifestó la necesidad de que organismos nacionales e internacionales hagan veeduría para la protección de los derechos humanos. Por esto, la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos instó a que en los casos en los que se use la fuerza, esta sea “estrictamente necesaria, progresiva y proporcional, y que garantice la vida y la integridad de las personas”.

Como garante, la Oficina del Alto Comisionado, además de lo anterior, reiteró la importancia de que tanto la Cumbre Agraria como el Gobierno nacional retomen el diálogo “para disminuir las tensiones y adoptar gestos de buena voluntad”.

“Es inadmisible que un gobierno que está hablando de paz le dé tratamiento de guerra a las comunidades campesinas, étnicas y populares del país”, concluyó la Cumbre Agraria su carta, con la que una vez más queda en vilo la reapertura de la vía Panamericana, bloqueada desde hace 10 días por las manifestaciones.