Alarma en Cundinamarca por incendio forestal que completa 36 horas

La conflagración, que se registra entre los municipios de Apulo y Tocaima, se ha llevado a su paso vegetación nativa, pastizales, palma, cultivos de mango y aguacate.

Archivo particular

El Cuerpo de Bomberos del municipio de Tocaima, en coordinación con el Ejército, la Fuerza Aérea y la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca, intensifican labores para controlar un incendio forestal que completa ya 36 horas.

La conflagración se desató sobre las 9:00 de la noche en la Vereda Salcedo de la población de Apulo y ya llegó a Tocaima a la altura de la Vereda Vásquez, afectando el cerro Guacaná. Se estima que hasta ahora, han sido afectadas 30 hectáreas de vegetación.

De acuerdo con Eyleen Quiroga, enlace de gestión del riesgo de la dirección regional Tequendama, el traslado de las máquinas para tratar de controlar las llamas hasta la zona ha sido complejo, pese a que se cuenta con apoyo aéreo para la extinción de la conflagración.

“No se tienen indicios de cómo se habría iniciado el incendio. Son 30 hectáreas aproximadamente las que ha consumido la fuerte conflagración que a esta hora se registra entre los municipios de Apulo y Tocaima, llevando a su paso vegetación nativa, pastizales, palma, cultivos de mango y aguacate”, explicó por su parte la CAR.

En las operaciones de extinción del fuego se ha contado con el apoyo de helicópteros Black Hawk con sistema Bambi Bucket del Ejército, labor en la que también ha participado la comunidad que, “preocupada por el daño ambiental que se ocasiona en la zona, ha contribuido con canecas, mangueras y lo que tiene a su alcance para ayudar a las entidades que están atendiendo dicha emergencia”, agregó la autoridad ambiental.

Para estas labores, según la CAR, los habitantes se abastecen de la Laguna de Salcedo, fuente más cercana al sitio de la conflagración.

Temas relacionados