Así se reconstruye Útica, siete años después de la avalancha

La Gobernación de Cundinamarca aseguró $20.000 millones para realizar las obras que faltan. La reconstrucción del colegio, un nuevo puesto de salud y 68 reubicaciones, entre las prioridades de la administración.

Archivo El Espectador

El 18 de abril de 2011 una avalancha que se formó en la quebrada La Negra arrasó con casi todo el municipio de Útica, en Cundinamarca, pero a diferencia de las tragedias de Armero, La Liborina o Mocoa, las más de 2.000 personas del casco urbano del municipio se salvaron por una alerta que se dio horas antes de que el barro, acabara con las viviendas. 

Lea: Útica, un pueblo borrado por el lodo

En el desastre natural solo murieron dos personas, pero más del 90 % del pueblo se quedó sin vivienda por lo que en los últimos siete años el municipio se ha centrado en su reconstrucción. Por un lado la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) ha trabajado en el retiro de sedimentos del río Negro y ha centrado su operación en construir jarillones para evitar una nueva tragedia. 

Lea también: Cundinamarca acelera reubicación de Útica

Por el otro lado, el departamento acaba de asegurar $20.000 millones para las obras que restan por completar en el municipio y por las que sus habitantes llevan esperando por casi una década. Entre estas está la reubicación de familias que perdieron todo, la construcción del colegio Manuel Murillo Toro y de un puesto de salud, fundamentales para garantizar una vida digna. 

De acuerdo con el gobernador, Jorge Rey, el departamento cedió una parte del predio La Esperanza para la construcción del centro médico, obras que inicialmente estaba en manos del Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca (ICCU). Ellos entregaron avances que incluyen "diez muros de contención, un muro en tierra, cortes y rellenos para obras parciales de urbanismo, mil metros de filtro y 403 metros de trinchos en madera". 

Así mismo, el mandatario aseguró que en tres meses se iniciará la construcción de la nueva sede del colegio Manuel Murillo Toro, en el mismo predio en que estará el centro médico, y donde se recibirá a 600 estudiantes en 21 aulas, dotadas con tecnología, restaurante y laboratorios. 

Finalmente, la Gobernación informó que ya se tiene escogido el predio en el que se pretenderá construir las 68 viviendas a las que serán reubicadas las víctimas que aun faltan por reparar. 

Por ahora, la alcaldía de Útica tiene previsto que las obras se entreguen a finales de 2019 e inicios de 2020,mientras que los habitantes esperan que las promesas sean cumplidas.