El Templo San Jacinto de Guasca ahora es Basílica Menor

Para celebrar la nueva proclamación, la parroquia tendrá programación especial el sábado 12 de enero.

basilica_menor_el_espectador
Este atributo se le da a pocas iglesias en el mundoGobernación de Cundinamarca

El templo de San Jacinto, en el municipio de Guasca, en Cundinamarca, fue proclamado por el Vaticano como Basílica menor, un honor que se le da a pocas iglesias en el mundo.

El nombramiento se debe gracias a su arquitectura resalta entre otras iglesias que hay en el país, además de ser un templo de tradición e importancia en la diócesis y un lugar en el que se congrega un alto número de devotos. 

Le puede interesar: ¿Está lista Cundinamarca para el fenómeno de El Niño?

Para celebrar el nuevo título, se agendó una programación especial este sábado, que inicará, a las 8:00 a.m., con la exposición del Santísimo, la oración y alabanza al Santo Rosario y Coronilla de la Misericordia; seguido de se tendrá una Bendición y por último una eucaristía oficial de proclamación presidida por Monseñor Héctor Cubillos Peña, obispo de la Diócesis de Zipaquirá, y otros obispos y sacerdotes invitados.

 
 

La historia de este templo se remonta al siglo XVI, cuando los frailes Dominicos llegaron a esta zona y comenzaron su evangelización en el lugar conocido como las Capillas de Siecha. Con el paso del tiempo, la iglesia fue ampliada y para 1778 fue constituida la parroquia de blancos por el visitador Moreno y Escandón; sin embargo, la primera referencia física de la parroquia es de1672 cuando Fray Pedro de Aranda comenzó a firmar los libros de bautizos, entierros y casamientos.

En el templo se venera el Santo Cristo Milagroso de Guasca, imagen tallada por Eladio Montoya, la cual fue entronizada hace más de cien años en el altar mayor que fue tallado con maderas de las montañas de Siecha por el señor Francisco Antonio Peña y sus hijos oriundos de Guasca, a inicios del siglo XX.

Los privilegios ligados a la situación de la basílica le dan superioridad, con respecto a otras iglesias, el derecho a utilizar el umbráculo (una especie de sombrilla ubicado en el altar mayor), y una campana llamada tintinábulo, que en la edad media, servía para anunciar la llegada del Papa en las procesiones. Ambos elementos son utilizados en procesiones a la cabeza del clero en actos oficiales.

En Colombia, cerca de 40 iglesias han sido proclamadas basilicas menores por el Vaticano. Entre estas se destacan el Santuario del Señor Caído de Monserrate y el templo parroquial de Lourdes, en Bogotá, el Señor de los Milagros de Buga y Nuestra Señora de las Lajas, en Ipiales, Nariño. 

*  *  *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook