Relato de vigilante de parqueadero, secuestrado en El Rosal para poder hurtar una camioneta