De nuevo, el “Tigre” Castillo fue sorprendido conduciendo ebrio

Hace menos de un año, el exdelantero del América de Cali también fue detenido en similares condiciones por las autoridades caleñas.

El "Tigre" Castillo fue delantero del América de Cali. /Archivo

"Son los mismos de siempre, más famoso me hacen", aseguró el futbolista y exdelantero del América de Cali, Jairo el "Tigre" Castillo, quien nuevamente fue capturado por la Policía, por conducir en estado de embriaguez en Cali. 

Los hechos se presentaron al nororiente de la capital del Valle, donde el futbolista fue detenido en un retén de la Policía. Inmediatamente fue trasladado a la estación del  barrio El Vallado, donde, luego de realizarle las pruebas correspondientes se determinó que tenía grado 3 de alicoramiento. 

"Estamos realizando la respectiva investigación para establecer si por las faltas anteriores, el infractor tenía la licencia de conducción suspendida", aseguró el Policía de Tránsito Róbinson Franco a El País de Cali.

Por su parte el supervisor de tránsito de Cali aseguró que el deportista tiene la licencia cancelada, nueve comparendos por fotomultas, exceso de velocidad, conducir con el pase vencido y embriaguez, además se ha negado a cumplir la suspensión de la licencia.

No es la primera vez que Castillo es encontrado en estado de alicoramiento. En diciembre pasado fue detenido por las autoridades con grado dos de alcolemia, luego de que huyera de un reten en un taxi. Hace cuatro años, en similares circuntancias, a la de la madrugada de este domingo, le suspendieron la licencia por las mismas razones, mientras que en el 2001, protagonizó un aparatoso choque en e que murieron las hermanas Claudia Patricia y Katherine Ojeda Viana, de 23 y 21 años, corespondientemente. 

Ese incidente cambió la carrera Castillo. En ese entonces tenía todo listo para viajar a Italia a unirse al Génova. Pero el negocio se dañó y el tumaqueño tuvo que quedarse en Colombia para responderle a la justicia. Además, desde entonces no fue el mismo. Perdió la rapidez y agilidad en el juego. Aún convertía goles pero no tenía la chispa que se le conoció en los primeros años.

 

Temas relacionados