De nuevo inundados

La CAR señala que la zona está en riesgo continuo de inundación debido a que la carretera fue construida por debajo del nivel del río y añadió que los tiempos de mitigación fueron muy cortos.

Hace dos meses, cuando los habitantes del sector Puente la Virgen (en la vía Suba-Cota) iniciaron los trabajos de preparación ante una posible inundación, muchos los llamaron locos. Era época de verano y parecía prematuro que estas personas, acompañadas de algunos miembros del Batallón de Atención y Prevención de Desastres No. 80, estuvieran trasladando lonas para hacer un jarillón que contuviera las aguas del río Bogotá en el kilómetro 7 de la vía. Pero el pasado jueves, alrededor de las 3:30 p.m., se desbordó el río nuevamente.

El martes el Ideam informó al Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres (SNPAD) y al Sistema Nacional Ambiental (SINA) acerca de la alerta naranja por el incremento en los niveles del río Bogotá en el sector de Puente La Virgen y La Virgen. Luego de ese llamado, el jueves las aguas inundaron la vía y alcanzaron una altura de entre 80 centímetros y un metro. En seguida llegaron algunos brigadistas de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), miembros de la Delegación Departamental de Bomberos y soldados del batallón para atender la emergencia en la zona. “Trabajamos desde que ocurrió el desborde y a las 4:30 a.m. del viernes logramos contener la fuga que se había generado sobre el jarillón del río”, indicó el comandante del batallón, el mayor Rodrigo Orejuela. Las labores de mitigación continuaron ayer en la tarde, a la espera de que no se presentaran más lluvias que entorpecieran el trabajo.

Sin embargo, representantes de la Asociación para el Desarrollo Integral de la Zona de Influencia de la Vía Suba-Cota (Asodessco) señalan que ha faltado asistencia técnica por parte de la CAR que les permita hacer un trabajo más efectivo para prevenir más inundaciones. “Ya llevamos más de un año soportando el problema de la inundación de la vía. Cuando empezó la ola invernal dijeron que iban a traer una draga al puente de Cota, pero nunca llegó”, señala Patricia Gómez, directora ejecutiva de Asodessco. Gómez cuenta que en una mesa de trabajo realizada el 25 de agosto los miembros de su asociación, junto con la CAR y el Fondo de Prevención y Atención de Emergencias (Fopae), se comprometieron a tomar medidas para la mitigación de los efectos de la ola invernal, pero sólo la comunidad cumplió, junto con la ayuda del batallón No. 80.

Gómez también señala que en varias ocasiones han solicitado el apoyo de la Gobernación de Cundinamarca. Pero ese es otro problema. “Es un asunto del Distrito. Nosotros estamos colaborando para superar la emergencia con la donación de lonas y con los bomberos del departamento”, explica Jaime Matiz, director de la Oficina de Desastres de Cundinamarca. Según explica Matiz, del kilómetro 7 (donde está el puente de Cota) hacia el occidente los problemas de la zona deben ser atendidos por la Gobernación. Pero desde ese mismo punto hacia el oriente, las decisiones corresponden a la Alcaldía de la capital.

Lo cierto para los habitantes de Cota es que 25.000 personas transitan diariamente por esta vía, entre las que se cuentan trabajadores, estudiantes de los colegios aledaños, agricultores y floricultores, todos ellos perjudicados por la inundación de la vía, que se repite, luego de que el mes de abril también se desbordara el río Bogotá. A esto se suma el mal estado de la calzada hacia Suba, por lo que la población hace un llamado al IDU y al Distrito para que realicen los arreglos necesarios, pues la movilidad se dificulta y se hace mucho más peligrosa con los grandes huecos que hay allí.

El miércoles, la CAR y la Dirección de Gestión del Riesgo informaron que, para nivelar los caudales del río Bogotá, se habían extraído 175.000 metros cúbicos de sedimentos con nueve dragas contratadas, como medida urgente, por Colombia Humanitaria. El objetivo es reducir así el riesgo de nuevas inundaciones en Bogotá y en los municipios vecinos.

Los habitantes de Cota esperan la atención de autoridades como la CAR y la Gobernación, pues consideran que el problema afecta a toda la región.

Temas relacionados