Defensor del Pueblo visitó comunidades del Catatumbo

Alfonso Cajiao Cabrera estuvo en los municipios de San Calixto y Teorama, en Norte de Santander, hablando con líderes comunales.

El Catatumbo es una zona donde tradicionalmente golpeada por la violencia y donde la violación de derechos fundamentales es constante. Por la motivo, la Defensoría del Pueblo considera que la región reviste vital importancia sobre todo en momentos que se avizora el fin del conflicto con las Farc, uno de los grupos guerrilleros que ha tenido allí un importante accionar.

Por eso Alfonso Cajiao Cabrera, defensor del pueblo, decidió viajar para conocer de primera mano las inquietudes de los habitantes de los municipios de San Calixto y Teorama. Durante la visita, líderes comunales le expresaron al alto funcionario un "deseo muy profundo de no ser estigmatizados". Además le manifestaron la preocupación de que grupos como el Eln y Epl no estén en un proceso de diálogo. "La Defensoría acoge con mucha esperanza ese sentido y lo apropia como suyo para pedirle a esos grupos guerrilleros que manifiesten voluntad de paz y acciones encaminadas a una negociación con el gobierno", dijo Cajiao al término del encuentro con las comunidades.

El funcionario pudo evidenciar que la región del Catatumbo padece los problemas endémicos del resto del país en torno a la desigualdad social y falta de infraestructura estatal que haga presencia en temas de servicios públicos, vivienda, y educación. El defensor se comprometió a llevar a las autoridades para que se tomen medidas que mitiguen el impacto de la falta de participación estatal en la región.

Cajiao también pudo evidenciar a los miembros de la fuerza pública que asumen su función con prestancia pero que por las mismas condiciones difíciles del conflicto se ven confinados en sus propios cuarteles. El defensor habló con algunos policiales de la estación de Teorama, donde conoció las circunstancias difíciles que viven dentro de la estación policial.

Tras la visita, el funcionario dijo que escalará las inquietudes a las autoridades del orden nacional y ministerios pidiendo una fuerte intervención del Estado para que se desarrollen programas en la región y que definitivamente "todos se suban al vehículo de la paz".