Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 13 horas

Defensoría del Pueblo asegura que derechos de migrantes están siendo respetados

De los 1.372 migrantes censados en Turbo, Antioquia, 323 ya solicitaron la deportación voluntaria. La crisis se está tratando de resolver, pero aún siguen llegando personas de diferentes nacionalidades que buscan atravesar el país para alcanzar su destino final.

/ AFP

En medio de la crisis migratoria que se vive en Turbo, Antioquia, la Defensoría del pueblo aseguró este sábado que los procedimientos se llevan de acuerdo a la ley y que no se ha afectado ninguno de los derechos fundamentales de las personas que se encuentran bajo esta situación.

Durante la última semana se deportaron a 16 extranjeros de forma obligatoria. Esta es una opción legítima que el Gobierno está usando para contrarrestar el fenómeno. Según la Defensoría del Pueblo, cada uno de ellos contó con las debidas garantías, tanto en el proceso administrativo, como en el acompañamiento.

323 cubanos solicitaron la deportación voluntaria durante los últimos días en las oficinas de Migración Colombia en Turbo. Esto permite que la entidad les otorgue permisos para que en cinco días abandonen el país.

La instalación de un puesto de mando unificado en el municipio antioqueño permitió que 65 haitianos y 49 cubanos salieran del territorio nacional a través del muelle de Waffe, y se espera que 80 migrantes hagan lo propio en lo que queda del día.

La cifra oficial de migrantes censados por la defensoría es de 1.372. Tratando de resolver el caso de estas personas, en su mayoría cubanos, se ha podido identificar otra oleada de migrantes de nacionalidad haitiana que ingresaron o están intentando ingresar al país para seguir su recorrido hasta Estados Unidos.

La situación de estos haitianos se da luego de que el gobierno brasilero recibiera alrededor de 45.000 personas de esta nacionalidad tras el terremoto del 2010. Sin embargo, los incentivos para acceder a trabajos o permanecer en ese país se vencieron a principios de este año y por eso, los migrantes buscan llegar a un lugar que les ofrezca mejores oportunidades.

La selva del Darién, ubicada en la frontera entre Colombia y Panamá, se ha convertido en el escenario cercano de las familias que viven esta problemática. Algunas personas han optado por adentrarse en ese espeso ambiente para llegar a Panamá y seguir su camino.

"No queda otro recurso que echarnos a la selva. Responsabilizamos de lo que nos pase al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; a su canciller, María Ángela Holguín (...) y a la coalición internacional, encabezada por (el mandatario ecuatoriano) Rafael Correa, por darnos la espalda", dijo a AFP Luis González, uno de los 1.372 cubanos varados en Turbo.

Otro tema que preocupa a las autoridades es que estas personas sean utilizadas por redes de tráfico de personas. José Medina, párroco de Capurganá asegura que a ese municipio, muy cercano a turbo y que hace parte del recorrido para salir del país, llegan 300 migrantes por día. La problemática se desborda ya que en esa zona solo hay 13 policías y las mafias son más poderosas.

La Defensoría del Pueblo aseguró que seguirá vigilando los procesos que adelantan las autoridades y procurará proteger a los migrantes de las bandas que se aprovechan de su situación.

Temas relacionados