Defensoría exige más responsabilidad en el cuidado de fuentes hídricas

La entidad exhortó a autoridades y ciudadanos para que adopten medidas a propósito de los últimos hechos asociados a la vulnerabilidad del agua en el país.

La Defensoría del Pueblo hizo un llamado a las autoridades competentes y a los ciudadanos para que adopten comportamientos consecuentes con los graves pronósticos de sequía y afectación de las fuentes hídricas que han ocurrido en los últimos días en Colombia.

La entidad expresó su preocupación frente a hechos como el estado de vulnerabilidad que según el último Estudio Nacional de Agua (ENA) afrontan 117 municipios del país, la permanente escasez de agua potable en ciudades como Santa Marta y Yopal, además de situaciones coyunturales como el grave incendio forestal en Isla Salamanca y la ruptura de un acueducto en el Valle del Cauca.

A propósito del diagnóstico realizado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) respecto al fenómeno de El Niño y el déficit en el volumen de lluvia en departamentos como Guajira, Magdalena, Atlántico, Bolívar, Santander, Boyacá, Cundinamarca, Huila e incluso buena parte de la Costa Pacífica, incluido Chocó (donde las precipitaciones son relativamente frecuentes), dice que es fundamental adoptar medidas más oportunas y eficaces para evitar el desperdicio, asegurar un uso racional de los recursos y garantizar el derecho al acceso y a la prestación del servicio de acueducto por parte de la comunidad.

Además, la entidad resaltó varios casos relacionados con esa problemática que se han presentado en los últimos días. Por ejemplo, frente a Santa Marta, donde se registraron protestas y bloqueos de vías por el desabastecimiento del líquido, señaló el 60% de los habitantes de esa ciudad no tiene acceso óptimo al agua.

En Magdalena, en municipios como Aracataca, Pueblo Viejo y Pibijay también afrontan problemas de acceso y abastecimiento, se suma el incendio que desde el 28 de Mayo consume varias hectáreas del Parque Isla Salamanca, emergencia que habría sido ocasionada por quemas ilegales en la zona.

Por su parte, en el Valle del Cauca, desconocidos ocasionaron la ruptura de un tramo en la tubería de agua potable construida para surtir a 28 mil habitantes del corregimiento de Villagorgona, en el municipio de Candelaria. La avería se da en el marco de una problemática de hace varios meses y en medio de una discrepancia entre las comunidades de Florida y Candelaria, pues mientras unos esperan recibir el servicio mediante este sistema, los otros se sienten discriminados y exigen una planta de tratamiento en su sector.

Finalmente, trae a colación el caso de Yopal (Casanare), donde luego de tres años permanecen los inconvenientes de continuidad, regularidad y presión en las redes del acueducto, lo cual obliga a abastecer la ciudad mediante carrotanques y así satisfacer las necesidades de 350 mil habitantes en esa ciudad.