Familiares aseguran que están recibiendo amenazas para no denunciar

Denuncian asesinato de dos jóvenes afro a manos de policías

En el boletín que ofrecieron las autoridades sólo se habla de la muerte de una menor, mientras que el denunciante asegura que hubo dos víctimas.

Imagen de referencia.AFP

La Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes) denunció el asesinato de dos jóvenes afros en Ciudad de Bolívar (localidad 19 de Bogotá) y Soacha el pasado fin de semana (sábado 1 de diciembre). Aseguran que, además, hubo varios heridos luego del altercado. Les atribuyen el hecho a miembros de la Policía Nacional quienes, según un informante, están amenazando e intimidando a los testigos.

Según Marino Cordona, presidente de Afrodes, todo inició en una fiesta en la que se encontraba la primera víctima y, luego de un incidente, llegaron uniformados a calmar la situación. “Como el problema no fue mayor, los agentes se fueron. Luego de un rato aparecieron otros, quienes comenzaron a disparar indiscriminadamente y resultó herida con un impacto de bala en el abdomen Cristina Johana Martínez Asprilla. Incluso, ellos la llevaron al hospital, pero al rato murió”, dijo el líder afro, asegurando que, además de la joven, también falleció otro menor en Soacha, cuya identidad es desconocida.

 

Por su parte, el comandante de la Estación de Policía Ciudad Bolívar, William Zulueta asegura que se están realizando todas las actividades correspondientes de Policía Judicial y labores de vecindario para dar con los responsables de lo sucedido. “Se presentó un hecho inicial en el que hubo una riña de afrodescendientes, llegó el cuadrante a responder la circunstancia y minutos después en un sector aledaño reportaron a una menor lesionada por arma de fuego (…) prestamos auxilio, la llevamos al centro hospitalario y allí falleció”, dijo Zulueta.

Marino asegura que, según los familiares de Martínez Asprilla, "ella no estaba implicada en la riña de la discoteca". Al igual que el resto de presentes, corrió al escuchar los disparos y la bala la alcanzó. Estando en el hospital y, al saber que los responsables fueron los uniformados, los parientes de la víctima reaccionaron agresivamente contra el lugar.

Referente a esto, el coronel afirma que ocurrió una situación de intolerancia por parte de los conocidos de la fallecida, quienes arremetieron contra las instalaciones del centro médico: “por institucionalidad y compromiso le brindamos seguridad al lugar”, agregó.

 

“Hay presencia de la policía en los barrios donde viven los jóvenes heridos y les han dicho que si llegan a hablar les ocurrirá lo mismo. Me han informado que tienen miedo y no quieren denunciar, pero estamos investigando más al respecto para sacar un boletín con información detallada”, culminó el presidente de Afrodes.

Por un lado, en el boletín que ofrecieron las autoridades sólo se habla de la muerte de una menor, mientras que el denunciante asegura que hubo dos víctimas a manos de las autoridades. En cuanto a las supuestas amenazas e intimidaciones por parte de miembros de la fuerza pública a los testigos del caso, la Policía no se ha pronunciado.