Deportan a venezolanos que se tomaron cancha en Cúcuta

Migración Colombia y las autoridades de la ciudad tomaron la decisión de deportar a 900 venezolanos que estaban acampando en un polideportivo en el sector de Sevilla, luego de que habitantes de la comunidad tiraran bombas molotov al lugar.

La Policía Nacional, Migración Colombia y la Alcaldía de Cúcuta adelantan, en estos momentos, la deportación de 130 venezolanos, que, desde hace seis meses, estaban acampando en una cancha en el sector de Sevilla.

La comunidad de este barrio estaba cada vez más impaciente con la presencia de los venezolanos que se habían tomado la cancha de fútbol. Pero la crisis quedó en más evidencia este lunes en la noche cuando, después de varias protestas y de que el alcalde cucuteño César Rojas anunciara el desalojo, un grupo de jóvenes lanzaran bombas molotovs a la cancha, donde hay mujeres embarazadas y niños.

(Lea aquí: Gobierno augura colapso inminente de Venezuela y pide un plan "para el día después").

Aunque no se tienen claros los motivos de este ataque, la Policía se desplazó a la zona y evidenció que la situación es crítica, tanto por los cucuteños que no comprenden la presencia de los venezolanos, como por estos últimos que se rehúsan a volver a su país. Y es que, aunque se está deportando a 130 venezolanos, en esa cancha, que pasó a ser llamada por algunos como Hotel Caracas, hubo hasta 900 ciudadanos del vecino país.

Ante esta situación, el alcalde Cúcuta, César Rojas, explicó, en entrevista con Blu Radio, que “nosotros no estamos desalojando, porque ese es un espacio público de la comunidad. Y yo tengo que velar por la integridad de los venezolanos que acuden a dormir allí. En lugar de que suceda un accidente, porque las personas del sector están enardecidas, tengo que tomar acciones”.

Sobre los motivos por los que cada vez más venezolanos llegan a Cúcuta, Rojas dijo que es porque creen que allí encontrarán un mejor porvenir que en su lugar de origen, pero esto se aleja de la realidad. “Las personas vienen con una ilusión de buscar un espacio laboral en Cúcuta, de buscar su sustento y el de sus familias, pero al encontrarse con la realidad de que ocupamos uno de los primeros lugares en desempleo, se estrellan contra el mundo y por eso es que tienen que dormir en las calles”, dijo.

(También: Colombia no puede culpar a los venezolanos).

De cualquier forma, parece que el flujo de migrantes venezolanos a Colombia, por la crisis que hay en el vecino país, no va a frenar pronto. Según Migración Colombia, en 2017 hubo un aumento del 110 % del flujo de venezolanos que cruzan la frontera y un estudio reseñado por la agencia EFE dice que son alrededor de 35 mil venezolanos los que lo hacen.

Es tal la crisis, que Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, advirtió, desde el Foro Económico Mundial de Davos, sobre el colapso “inminente” de Venezuela y de la necesidad de que haya “un plan económico para Venezuela para el día después. No sabemos cuándo vamos a llegar al día después, pero eso va a ser rápido por la gravedad de la crisis”.