Las malas condiciones de los campesinos: otro desafío para la producción de café colombiano

Noticias destacadas de Nacional

“Desarraigo” es un proyecto multimedia hecho por estudiantes de la Universidad de la Sabana con el apoyo de la Purdue University en Indiana, Estados Unidos, que profundiza en los obstáculos que atraviesa la producción de café en el país. El tema central de esta entrega es la falta de interés de los jóvenes por el campo dadas las precarias condiciones de servicios básicos en las zonas rurales. Este es el tercero de cuatro contenidos que se publicarán diariamente en El Espectador.

Cuando la próxima generación de colombianos alcance la mayoría de edad, probablemente habrá todavía plantas de café, pero quizás no haya quién se ocupe de ellas. La mayor amenaza para el cultivo emblemático de Colombia no proviene solo del calentamiento global, sino del abandono del campo por los jóvenes.

En su segundo documental, la campaña Desarraigo examina el incierto panorama rural del país: mañana no habrá quién cultive café. El equipo de Desarraigo le preguntó a Mauricio Arboleda, caficultor de Santuario, Risaralda, quién heredará su finca. Un silencio abrumador abrazó los cafetales en medio de su respuesta: no lo sabe. “Yo vengo de familia de tercera generación de cafeteros, mi papá es cafetero. Mis abuelos también, que ya no existen, nos dejaron esa tradición. Mis hermanos, todos dedicados al café. Pero no creo que mis hijos vayan a amar tanto la tierra ni la van a trabajar como yo lo hago”.

En este enlace puede ver la primera entrega de este especial: Un mundo sin café

Sin jóvenes que se interesen en el campo, ¿quién heredará las fincas? ¿Quiénes serán los caficultores en quince o veinte años? Sea cual sea la respuesta, no es a los jóvenes a quienes hay que culpar. Las condiciones en las que viven los campesinos colombianos son dramáticas, y es casi que natural que los muchachos aspiren a algo mejor. La migración a la ciudad más cercana es la solución fácil.

Sin acceso a tecnologías, servicios financieros y con una oferta educativa nada pertinente para la realidad rural del país, junto a condiciones laborales injustas, los jóvenes no suelen sentirse atraídos a heredar el oficio de sus padres y abuelos.

En este enlace puede ver la segunda entrega de este especial: El cambio climático amenaza el futuro del café colombiano

Los caficultores intentan continuar con el legado, aunque observan con tristeza que tal vez sean la última generación de cafeteros. No saben si su propio hogar existirá en algunos años. En este documental, la campaña Desarraigo, producida por jóvenes de la Universidad de la Sabana, destaca lo siguiente: hay que hacer un mayor esfuerzo como sociedad por mejorar las condiciones de los caficultores y apoyar a la juventud para que haya jóvenes para labrar el campo en el futuro. Al asegurarle un futuro a los jóvenes, se le asegura un futuro al café colombiano.

Bajo la presión del cambio climático, que exacerba la situación, es aún más importante apoyar al talento y a los jóvenes para que puedan dedicarse a la herencia cultural nacional: el café.

*El proyecto fue guiado por la Dra. Jessica Eise y Andrés Forero Serna. Los seis estudiantes que lo realizaron son Camila Atencio, Nicolás Gómez, Vanesa Bernal, Mario Isaza, Laura Montes y Nicolás Rojas.


Estas son las redes sociales del proyecto:

Instagram: https://www.instagram.com/desarraigocafe/

Facebook: https://www.facebook.com/desarraigocafe/

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCo-zTrgDjWfycU_CXE7aYSw

Unisabana Medios: https://www.unisabanamedios.com/

Comparte en redes: