A desenterrar la verdad

En julio arrancaría la exhumación de cerca de 200 cuerpos sepultados allí por ‘paras’ al mando de ‘Don Berna’.

Mediante diversos actos, los familiares de las víctimas de desaparición forzada en la Comuna 13 de Medellín recuerdan a sus seres queridos. / Fotos: Luis Benavides

Después de casi 15 años de sufrir un dolor imperecedero por la desaparición de sus seres queridos y de pedirle al Estado verdad, justicia y reparación, por fin los dolientes comienzan a obtener respuestas para desenterrar la suerte final de sus seres queridos desaparecidos de la Comuna 13 de Medellín por el accionar de los paramilitares al mando de Diego Fernando Murillo Bejarano, más conocido como alias Don Berna (desmovilizado en el proceso de Justicia y Paz y luego extraditado a Estados Unidos), quien confesó ante la justicia que sus hombres sepultaron personas en La Escombrera de Medellín, donde se calcula habría cerca de 200 cuerpos bajo toneladas de residuos. Allí, las autoridades locales iniciarán las labores de exhumación para recuperar los restos óseos de las víctimas, que año tras año son recordadas por sus familiares, como lo hicieron el pasado viernes con una celebración litúrgica, una obra de teatro y un acto simbólico en el que pidieron una vez más el cierre de La Escombrera para facilitar el esclarecimiento de los hechos.

El alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, ordenó iniciar de inmediato las labores necesarias para darles respuesta a las cerca de 200 familias que buscan a sus seres queridos supuestamente sepultados allí por los paramilitares a comienzos de 2000.

“Intervenir este sector da cuenta de la disposición y disponibilidad que tiene la Alcaldía de atender el clamor de la comunidad que durante 15 años ha querido saber qué ha pasado con sus seres queridos”, explicó Jorge Mejía, consejero para la Convivencia, la Reconciliación y la Vida de Medellín.

Hace pocos días, una comisión de Planeación Municipal visitó La Escombrera con el fin de delimitar la zona donde se iniciaría el proceso de exhumación. Para ello es necesario primero que todo declarar de utilidad pública el sitio, lo cual le permitirá a la administración municipal y a la fiscalía intervenir el sector, ya que una parte pertenece a privados.

Según Mejía, “ahora en junio debe estar lista la declaratoria para comenzar en julio. Hay la decisión, hay la voluntad, hay la disposición, los recursos el alcalde los consigue como sea, falta es afinar pequeños detalles”.

La Corporación Jurídica Libertad, que representa a varias de las víctimas, a través de los medios de comunicación ha manifestado su satisfacción por el anuncio de la Alcaldía, pues durante años han reclamado que se cierre La Escombrera y se inicie este proceso de exhumación.

Según informó Jorge Mejía, las excavaciones piloto se iniciarán en los polígonos B2 y B9, donde según las informaciones recogidas con desmovilizados de los paramilitares y la comunidad de la zona, sería el lugar donde habría el mayor número de restos humanos. “Desde el año 2010 se dejaron de descargar escombros en este sector, primero en el predio de EEVV y luego en el privado que siguió el ejemplo de la municipalidad. No sabemos exactamente cuántos metros cúbicos habrá que mover, es un perímetro aproximado de 50 hectáreas que tendríamos que intervenir”.

“Lo cierto es que se trata de un terreno al que llevaban víctimas mucho antes de que existiera el paramilitarismo. Es una mala tradición. El inconveniente es que es un sitio que ha sido removido. Sobre él se han vertido miles de millones de metros cúbicos de tierras. Les estamos preguntando a expertos a qué nos aventuramos ahí. Todos los mensajes son de prevención, pues podría ser una tarea sin resultados”, advirtió en 2010 en declaraciones a este diario el fiscal Luis González, jefe de los equipos que buscan desaparecidos por todo el país.

El Tribunal Superior de Medellín ordenó desde el año pasado el cierre de La Escombrera y tomar medidas para proteger el lugar, es por ello que en el POT se contempla, según Mejía, “convertirlo en un parque, un santuario que dignifique a las víctimas y sostenga la memoria de que lo que aquí ocurrió no puede volver a suceder”.

Inicialmente se cuenta con 5 mil millones de pesos para iniciar las excavaciones. Los 18 meses que faltan de esta administración se dedicarán a buscar los cuerpos de las víctimas, es por ello que le han solicitado a la Fiscalía que le pida a Don Berna, como un acto de responsabilidad con las familias, precisar más el lugar donde habrían sepultado los cuerpos.

La labor de búsqueda es riesgosa, toda vez que se trata de un terreno inestable y empinado. Es un hecho único en el mundo, de ahí la dificultad de adelantar la diligencia. Sin embargo, los esfuerzos se harán hasta el final. “La declaratoria de campo santo sería el recurso más facilista. Nosotros, estos 18 meses, los vamos a dedicar a buscar los cuerpos como un acto de solidaridad y humanidad con las víctimas”, concluyó Martínez.