Desolado amanece el Chocó en segundo día de paro cívico

Los chocoanos protestan porque el Gobierno se olvidó del departamento y sólo existe cuando hay votaciones. La crisis de la salud tras la inminente liquidación del hospital San Francisco de Asís, es la mayor preocupación.

Los chocoanos no aguantan más. Además de negarse a izar la bandera de Colombia en su departamento y no conmemorar el día de la Independencia de Colombia, el pasado 20 de julio, en el Chocó se inició un paro cívico indefinido este miércoles. (Lea: ¿Por qué Chocó no celebró el Día de la Independencia de Colombia?)

En su segundo día, el panorama es desolador. Establecimientos comerciales con las rejas abajo, niños sin asistir a estudiar porque los colegios fueron cerrados, los buses y colectivos públicos sin prestar servicio, en fin, el Chocó está paralizado. (Lea: El grito de independencia del Chocó)

Los chocoanos lo que tienen son razones para protestar. Las vías que comunican a Quibó con el resto del país llevan años en construcción, como la de Quibdó - Medellín y las que hay sólo dejan muertos por las precarias condiciones que presentan. Sus colegios ni hablar, los niños reciben comida en descomposición y tampoco el Gobierno hace algo.

Y como si fuera poco, además de que 11 de los 30 municipios del departamento están sin luz, la estructura del Hospital San Francisco de Asís está a punto de colapsar. La misma Defensoría del Pueblo lo corroboró en una visita que realizó.

Goteras en los quirófanos, techos a punto de caerse, habitaciones sin puertas, equipos médicos deteriorados y oxidados, camillas y medicamentos insuficientes. Alertó principalmente que el hacinamiento de los pacientes es del 150% y por eso, muchos de ellos están literalmente acomodados en los pasillos.

Por esta razón, la principal exigencia del Chocó para levantar el paro es sentarse a dialogar con altos funcionarios del Gobierno para que den soluciones claras sobre la crisis del hospital San Francisco de Asís, el único de segundo nivel que será liquidado.