Despido masivo de trabajadores petroleros, denuncia sindicato

Caño Limón – Coveñas ha sido víctima recientemente de cerca de 30 atentados contra su infraestructura.

Según el sindicato de trabajadores, cerca de 500 empleados petroleros de la región del oleoducto Caño Limón – Coveñas fueron despedidos, según ellos, por los continuos atentados que ha tenido que enfrentar la infraestructura.

Casi 30 ataques se han registrado en los últimos meses perpetrados principalmente por las Farc y el Eln, dejando millonarias pérdidas estructurales.  Se ha tenido que invertir además en planes de contingencia con el fin de evitar problemas en la producción.

Edgar Ramiro Pacheco, tesorero de la Unión Sindical Obrera USO en Arauca, indicó a Caracol Radio que calificaba los despidos como “una masacre laboral” señalando que se trató de una decisión arbitraria.

El líder sindical recordó los hechos de 2001 cuando se presentaron cerca de 100 atentados a oleoductos, por lo que se tomó medidas similares para la fecha. “Los trabajadores dejarán de percibir sus salarios de mantenimiento de sus familias y quedarán desprotegidos de toda seguridad social, es la misma situación presentada en el año 2001”, señaló.

La escalada de atentados ya ha mostrado consecuencias, por ejemplo, hace cerca de un mes se suspendió el bombeo de crudo. Para hoy hay 980.000 barriles almacenados en la infraestructura petrolera y esta está muy cerca de superar su capacidad máxima.

Mientras tanto líderes sindicales buscan establecer una mesa de diálogo con el gerente del Distrito Llanos Norte para poder encontrar una solución que mitigue los efectos que podría tener en las familias de los hoy desempleados.

Las petroleras no se han pronunciado sobre las causas de los despidos.