Destruido laboratorio de cocaína del Eln

El sitio, que fue ubicado gracias a una acción conjunta entre el Ejército y la Policía, queda en la zona limítrofe entre Ocaña, Norte de Santander, y Río de Oro, Cesar.

Cortesía

El batallón Santander y el segundo distrito de Policía con sede en Ocaña propinó un duro golpe a las finanzas del Eln y sus redes de tráfico de drogas en este municipio y otros aledaños.

Mediante acciones de inteligencia, la fuerza pública halló un laboratorio con capacidad para producir media tonelada de clorhidrato de cocaína al mes en la vereda Santa Rosa, límites entre Norte de Santander y Cesar.

La preparación artesanal era custodiada por un hombre quien tenía un revólver calibre 38 milímetros. Durante el registro al lugar se encontraron 13 kilos de clorhidrato de cocaína, ocho radios de comunicación, binoculares, equipos de telefonía celular, tres escopetas, cartuchos de diferentes calibres, equipos e insumos químicos utilizados para el procesamiento del alcaloide, entre otros elementos logísticos manejados para la actividad ilegal.

Todos los materiales fueron destruidos de manera controlada. Según el comandante de la unidad militar, teniente coronel Juan Carlos Angarita Suárez, el narcolaboratorio, que pertenecía a la compañía “comandante Diego”, tenía una inversión aproximada a los $450 millones. El oficial precisó que los 950 kilos de cocaína que se producían en el sitio surtían a las bandas de microtráfico que operan en Ocaña y municipios cercanos.