Deterioro y abandono de cavernas en el país preocupa a expertos

El turismo indiscriminado y la escasa legislación destinada a su protección tienen en vilo a estos ecosistemas, patrimonio geológico del país.

Cortesía: Iván Camilo González – Espeleocol

 El turismo indiscriminado y la escasa legislación destinada a su protección tienen en vilo a estos ecosistemas, patrimonio geológico del país.

El geólogo de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín, Albeiro Rendón, quien junto a la Sociedad Colombiana de Geología y el Servicio Geológico Colombiano, ha llamado la atención sobre la necesidad de promover ante el Congreso de la República una ley que resguarde las cuevas y cavernas del país.

Estos ecosistemas subterráneos, con formaciones rocosas de cientos de años, pueden ser más de mil en el territorio colombiano y albergan un sinnúmero de especies de plantas y animales, por lo cual son patrimonio geológico de la nación, sin embargo hay poca legislación al respecto, asegura el profesor Rendón, adscrito al Departamento de Geociencias y Medio Ambiente de la U.N.

En su opinión, el patrimonio geológico se refiere también a minas, rasgos de paisaje y museos, todo un conjunto de lugares naturales o artificiales que tienen una larga historia del mundo. En el caso de las cavernas, este patrimonio puede albergar jeroglíficos, fósiles o piedras preciosas.

Diversidad en peligro

La variedad de especies de fauna, fósiles y plantas presentes en las cuevas y cavernas del país es tan amplia, que todavía queda mucho por descubrir, indica Jesús Fernández Auderset, experto internacional en cartografía de cavernas que estuvo de visita en la Facultad de Minas. “En el Peñón, Santander, donde se concentra mi trabajo, hay una caverna que tiene más de 100 esqueletos diseminados.

Desconocemos muchos secretos de este tipo de espacios que podrían ser examinados no solo por geólogos”, aseguró el experto.
Por su parte, Albeiro Rendón señala: “En el país existe un proceso muy acelerado de deterioro de las cavernas. Este recurso se está perdiendo porque no hay una legislación específica que las proteja, ni una política clara, con planes de gestión a nivel local, departamental y nacional”.

El geólogo asegura que el turismo que se promueve en estos ecosistemas no puede ser manejado de forma libre y sin control. Por el contrario, debe primar la alta calidad técnica en su uso, para que se cumplan los estándares internacionales y no se deteriore el medioambiente, pues es importante saber que estos sitios condensan una amplia variedad geológica y biológica.

Para Jesús Fernández Auderset, una opción interesante y viable podría ser la construcción de parques ecológicos, en los que se aproveche el recurso, siempre y cuando exista apoyo de guías especializados y espeleólogos que generen conciencia en los visitantes sobre la preservación de este patrimonio.