Directivas de la Clínica Minerva de Ibagué se resisten a cerrar la institución

Mauro Varela, presidente de la junta directiva de la Clínica, sostuvo que la Superintendencia de Salud no les ha respondido la solicitud de una intervención voluntaria.

Tomada de Clinicaminerva.com

Pese al reciente anuncio de las directivas de la Clínica Minerva de Ibagué (Tolima) respecto al cierre de sus servicios por falta de insumos –situación agravada por deudas de hasta $20 mil millones– el presidente de la junta directiva de la entidad, Mauro Varela, aseguró que han contemplado varias alternativas para seguir prestando sus servicios y evitar el despido masivo de empleados.

“Hoy (la Clínica) está abierta, estamos pendientes y haciendo las gestiones y seguimos moviendo todas las instancias que podemos, el Ministerio de Salud, Supersalud, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, a todos aquellos que tienen velas en este entierro”, sostuvo Varela en declaraciones recogidas por el diario El Nuevo Día.

De acuerdo con el presidente de la institución, las directivas enviaron una carta a la Superintendencia de Salud solicitando una intervención voluntaria para instar a los deudores a que cancelen la mora –teniendo en cuenta que la Clínica no cuenta con recursos para atender pacientes, adquirir suministros y pagar la nómina– no obstante, tras 10 días no han recibido respuesta.

“Nosotros cometimos harakiri, le mandamos una carta al Superintendente de Salud el 1 de junio, sabíamos que pidiendo la intervención voluntaria los accionistas íbamos a perder el patrimonio, pero salvábamos la clínica y no nos han contestado. Nos deben $17 mil millones en cartera y no nos han pagado un peso”, precisó Mauro Varela. (Lea: "Clínica Minerva no ha oficializado cierre definitivo": Gobernación del Tolima)

Pese a que el Gobierno departamental se comprometió a pagar los cerca de $250 millones que adeuda a la institución, el presidente de la junta directiva de La Minerva señaló que se trata de recursos mínimos teniendo en cuenta que EPS como Caprecom les deben $3.171 millones; seguida por Saludcoop ($2.085 millones); SaludVida ($1.980 millones); Cafesalud ($1.936 millones) y Humana Vivir ($1.212 millones).

“Las EPS de régimen subsidiado nunca han tenido los recursos necesarios para cubrir sus cuentas por pagar; la red de régimen contributivo entró en una situación similar en marzo de 2012 y la Superintendencia no hizo nada”, explicó Varela. 

Mientras las directivas de la Clínica aguardan una respuesta de la Superintendencia, se recrudece la situación de los 267 empleados de la institución, a quienes les deben los sueldos de mayo, junio y lo corrido de julio, sumado a sus prestaciones sociales.

“Les hemos dicho que tengan un poco de paciencia. En este momento ellos están viniendo a sus labores normalmente y la Clínica tiene que seguir respondiendo por ellos hasta que se tome una decisión definitiva sobre el tema”, agregó el gerente, José Leonel Rivera.