¿Dos elefantes blancos en la heroica?

Las obras, que debieron concluirse el mes pasado, podrían tapar la vista al mar de la que gozan estos barrios de Cartagena.

El túnel de Crespo, una de las obras que hacen parte de la construcción de la calzada Cartagena-Marahuaco, debió entregarse en septiembre. / Cortesía El Universal

Para algunos cartageneros, entre ellos el alcalde de la ciudad, Dionisio Vélez, y el presidente de la Sociedad de Arquitectos de Colombia, seccional Bolívar, Flavio Romero, los terraplenes que se alzan sobre las playas de Marbella y un carril de la avenida Santander, no representa un problema mayor. Consideran que todo anda bien con la “ligera elevación”, como bautizó la ministra de Transporte, Natalia Abello, a una de las obras que hoy genera más polémica en la ciudad.

Sin embargo, para otros, como los concejales de la Heroica y académicos, como Alberto Abello y Francisco Ángulo, la construcción de una muralla de más de cinco metros de altura elimina de un tajo uno de los paisajes más atractivos de la ciudad e impide el acceso a las tradicionales playas de Crespo y Marbella, una decisión que debe reconsiderarse.

Así se lo han pedido a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), el ente que, mediante un otrosí a la concesión de la Carretera al Mar que une Cartagena y Barranquilla, dispuso la construcción de un túnel en el barrio Crespo y un puente sobre dos terraplenes construido con bolsas de zahorra sobre la playa de Marbella, para empalmar la vía con la avenida Santander.

Cuando pudieron apreciar que se construía un puente sobre lomas y no sobre columnas, que permitiera la vista al mar y el libre acceso al sector, las comunidades de Crespo y los barrios circunvecinos pusieron el grito en el cielo.

Al saber que el Ministerio de Transporte consideraba que la obra traería “enormes beneficios desde el punto de vista paisajístico”, el Consejo Gremial de Bolívar lamentó que “al otorgar la licencia ambiental, el ministerio encargado no tuvo en cuenta que el proyecto incluía dos obras, el túnel y el puente con terraplenes, que se alzan y se convierten en contaminación visual afectando la paisajística de Marbella”.

En carta a Luis Fernando Andrade, director de la ANI, Rafael Simón del Castillo, vocero del colectivo que agrupa a la Asociación Nacional de Empresarios, la Federación Nacional de Comerciantes, la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo y la Asociación Hotelera Colombiana, recordó que “el proyecto ha tenido una falta total de claridad desde el momento mismo de su concepción, ya que en algunas reuniones que se realizaron con los gremios se hablaba de un túnel o deprimido y un ‘paso a desnivel’, y nunca se concibió que este último tuviera como acceso y bajada dos terraplenes con las dimensiones que hoy observamos”.

Hoy, la ministra Abello, el director de la ANI, los dirigentes gremiales, los concejales del Distrito y los constructores e interventores de las obras asistirán a una reunión convocada por el alcalde Vélez. Según reveló el mandatario a través de su cuenta en Twitter, el objetivo del encuentro es “analizar el avance de la obra”, la cual, de acuerdo con los plazos estipulados, debió ser entregada el pasado mes de septiembre.

Además, los funcionarios nacionales informarán cuál es la posición del Gobierno sobre las graves fallas que presenta el túnel de Crespo, las cuales llevaron a los constructores a solicitar un nuevo plazo de entrega de por lo menos 18 meses más.

Los problemas habían permanecido ocultos a la opinión pública desde octubre de 2012, dos años después de los inicios de la obra, hasta cuando el especialista en tecnología del concreto José Gabriel Gómez, por encargo de la interventoría, realizó unos estudios que determinaron que la estructura presentaba “hormigueros” en los muros laterales, fisuras en las vigas y caras laterales, descascaramientos y manchas superficiales “indicio de corrosión”, y grietas en la parte superior de la placa, delaminación del acero, entre otras fallas graves.

Para la Concesión Vía al Mar, constructora del túnel y del puente, se trata de problemas originados por una patología del cemento, debido a unos reactivos que afectarían su duración a largo plazo, lo cual se habría generado durante el suministro del material.

Por disposición del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes), tal como consta en el documento 3535, el Gobierno Nacional destinó para la Concesión Vía al Mar recursos por valor de $154.000 millones, los cuales fueron utilizados en la construcción de la segunda calzada Cartagena-Marahuaco y las obras en Crespo y Marbella.

En el Concejo, sin embargo, así como en amplios sectores ciudadanos, entre ellos la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolívar y la Asociación de Vecinos de Crespo, hay preocupación porque los recursos utilizados en el túnel y el puente puedan quedar, literalmente, enterrados en las playas de la ciudad.

523682

2014-10-22T22:12:11-05:00

article

2014-10-23T01:31:32-05:00

ee-admin

none

Carlos Ardila González, Cartagena

Nacional

¿Dos elefantes blancos en la heroica?

38

4790

4828

Temas relacionados