Dos heridos dejó una nueva balacera en Bucaramanga

Una posible rencilla por el control del microtráfico en la ciudad, es una de las hipótesis que manejan las autoridades sobre este hecho.

Tomada de vanguardia.com

Un hombre y una mujer resultaron heridos tras un atentado presentando en la mañana de este miércoles, en el Norte de Bucaramanga. Los heridos se recuperan en el Hospital Universitario de Santander, HUS, según informó vanguardia.com

De acuerdo con las autoridades, las víctimas se encontraban en la calle 2 con 12 del barrio San Rafael, hasta donde llegó un vehículo del cual se bajó un hombre con un revólver en la mano.

Los testigos aseguran que, el hombre disparó contra la pareja y se subió de nuevo al vehículo en el que era esperado por otros sujetos para fugarse del lugar.

La mujer recibió dos impactos de bala en las piernas y quedó tendida en el callejón, mientras que el hombre sufrió una herida en el muslo derecho, saltó la barda y se lanzó por un risco en su afán de salvar su vida.

La Policía trasladó a la mujer en una patrulla al HUS, donde recibe atención médica. Con la ayuda de los Bomberos de Bucaramanga, las autoridades rescataron de una peña al hombre herido, quien también fue movilizado al HUS. La pareja se recupera satisfactoriamente en el hospital.

En el sitio, los investigadores encontraron varias dosis de marihuana envueltas en hojas de cuaderno, por lo que una de las hipótesis que las autoridades manejan sobre el atentado, es una posible rencilla entre parches por el control del microtráfico.

Al parecer, valiéndose de declaraciones de testigos y por investigaciones de inteligencia, la Policía ya tiene identificado al agresor.

Balacera anterior

Esta es la segunda balacera que se registra en el Norte de Bucaramanga en los últimos 15 días. El pasado 6 de junio a las 8:00 de la noche, dos hombres armados irrumpieron en los alrededores de la cancha de fútbol del barrio Los Colorados, para disparar en cuatro ocasiones, contra un menor de 17 años y quien también se recupera en el HUS.

En ese atentado una menor de 16 años, que no tenía nada que ver en el asunto, murió tras recibir un tiro en el abdomen. Otras dos personas de 45 y 60 años de edad, resultaron heridas en medio de la balacera. Según las autoridades, el hecho obedeció a guerras entre barras bravas del Atlético Bucaramanga.