Drama en la vía al mar

Invías remueve 15 mil metros cúbicos de escombros que tienen con paso restringido el paso vehicular en el tramo Cali-Buenaventura. 90 rescatistas de Bomberos, Cruz Roja y Defensa Civil trabajan intensamente en la zona.

Una familia del Valle del Cauca llora la desaparición de sus cinco seres queridos en la zona de la avalancha que el pasado viernes mató a otras dos personas en el kilómetro 42 de la vía Cali-Buenaventura.

El drama lo viven los familiares de los Bolívar Murillo, ya que además de tener internada en el hospital de Buenaventura a la señora Adriana Murillo, sus cuatro hijos menores (Leidy, de 11 años; Daniel, de 6; Alexánder, de 7, y Evelyn, 5) están desaparecidos desde el pasado viernes, sin que hasta el cierre de esta edición se tengan noticias de ellos. Junto con los niños también desapareció su padre Gustavo Bolívar.

Ayer, 90 miembros del personal de rescate de Bomberos, Defensa Civil y Cruz Roja, apoyados por un grupo de expertos que viajó desde Bogotá, trabajan intensamente en la búsqueda de los desaparecidos, acompañados por perros entrenados. A orillas del río Dagua, los rescatistas encontraron prendas de vestir de uno de los cuatro menores.

Y aunque la avalancha se presenta en los comienzos de la nueva ola invernal que azota al país, se cree que las causas del deslizamiento son la actividad de la minería ilegal y la deforestación en la zona.

Carlos Iván Márquez, director de Gestión de Riesgo del Ministerio del Interior, quien inspeccionó ayer en la mañana el punto de la avalancha, expresó que el paso vehicular está restringido y que el Invías trabaja con 42 volquetas evacuando los cerca de 15 mil metros cúbicos de escombros.

Explicó, además, que para evitar nuevas tragedias pusieron en marcha un sistema de alerta temprana en la parte alta del río Dagua y en aquellas zonas con riesgos de más deslizamientos, “para no poner en riesgo ni a los rescatistas, ni al personal de Invías, ni a las comunidades aledañas”, pues no se borra de su memoria la tragedia de 2006, cuando en esa misma zona toneladas de tierra sepultaron al pueblo de Bendiciones junto con 38 de sus habitantes, ni que durante el rescate otras personas perdieron la vida.

A las familias afectadas del kilómetro 42 de la vía al mar se les otorgarán subsidios de arriendo hasta que resuelvan lo de sus viviendas. Además, se les prestará apoyo alimentario y psicosocial.

Temas relacionados