Duras críticas a Peñalosa por mantener esquema de basuras de Gustavo Petro

Según el abogado Ricardo Felipe Herrera, además de no desmontar el modelo de aseo en los plazos dados por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), en la nueva licitación que adelantaría la UAESP no se tendrían en cuenta a los recicladores de oficio.

/ Foto: Archivo
En una carta dirigida al alcalde mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa, el abogado Ricardo Felipe Herrera Carrillo criticó que en la actual administración todavía esté el modelo de aseo implementado por Gustavo Petro en diciembre de 2012. Herrera también fue crítico con la licitación que la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) espera abrir para ejecutar un nuevo modelo de aseo. (Lea aquí: Los asesores del negocio de las basuras).
 
Herrera, quien lideró el equipo de empalme en el tema referente a los servicios públicos en Bogotá, aseguró en su concepto que se mantiene “vigente un esquema de aseo irregular que atenta contra la libre competencia, so pretexto de lograr la viabilidad para establecer un esquema de prestación legal, pero estrictamente excepcional”.
 
A pesar de que el plazo de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) para que se desmontara el actual modelo se cumplió hace cuatro meses, este se sigue usando en Bogotá. Herrera aseveró que el esquema de basuras ha sido ejecutado por la UAESP con “erradas estrategias”.
 
Además de mantenerse un modelo que era “transitorio” y cuyo desmonte fue exigido por la SIC, Herrera cree que se excluiría a recicladores en la licitación para el nuevo modelo. La UAESP está a la espera de que la Comisión Reguladora de Agua Potable (CRA) apruebe, o no, un esquema de aseo en el que se dividiría a la ciudad en Áreas de Servicio Exclusivo (ASE). De ser aceptado, entonces, se les adjudicaría a varias empresas cada zona para la recolección de desechos.
 
Según dijo Herrera a El Espectador, la licitación para implementar las ASE es “un capricho testarudo para gastar el dinero público adjudicando contratos que no proceden”. En opinión del jurista, el de las ASE es un modelo que no procede, puesto que estas solo se pueden aplicar en las ciudades en los que la cobertura del servicio de aseo no es del 100%, contrario a lo que sucede en Bogotá.
 
Además de las falencias que, según el abogado, tiene el modelo de las Áreas de Servicios Exclusivos, este proceso licitatorio también “pone en grave riesgo el patrimonio público, y en el caso de materializarse, afectará injustificadamente de manera concreta y directa tanto a la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Bogotá E.S.P., a su filial Aguas de Bogotá S.A., como a un importante número de trabajadores y sus familias de dichas empresas”.
 
En diálogo con este diario, Herrera precisó que, de seguir adelante la licitación y en el caso de que la CRA la apruebe, el alcalde de Bogotá “incurriría en un detrimento patrimonial”, puesto que además de quitarle a la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Bogotá los usuarios a los que ahora les presta el servicio de aseo, no se le pagaría por esto.
 
Herrera también suma a sus críticas que en el caso de que la CRA dé luz verde a la licitación del nuevo esquema de recolección de la UAESP, se excluiría a los recicladores de oficio de este modelo. Esta población “no es incluida en el proceso licitatorio, a pesar de que la Corte Constitucional señaló desde el 2003 que cuando el Distrito,pensara en hacer contrataciones de este tipo no se puede dejar por fuera a esta población”, afirmó el abogado a El Espectador.
 
Herrera cierra su carta al alcalde de Bogotá con una dura exigencia: que “procure adoptar las decisiones correctivas de políticas y empresariales de carácter público en las que prevalezca el interés general y la debida defensa del patrimonio público, corrigiendo así el errado rumbo que viene liderando, impulsando y ejecutando la UAESP”.