Duro golpe a red de microtráfico en Ocaña, Norte de Santander

Un trabajo conjunto de seguimiento por parte de las seccionales de la Fiscalía y Sijin permitió recopilar material probatorio suficiente para enviar a la cárcel a “los Zombies”, dedicados al expendio de droga.

Durante varios meses, investigadores de la Sijin y la Fiscalía lograron penetrar uno de los eslabones más lucrativos del microtráfico y que está relacionado directamente con la inseguridad; la venta callejera. Una vez se recopiló información suministrada por la comunidad sobre la presencia de los denominados  “jíbaros” o expendedores,  se inició un trabajo para infiltrarse en las entrañas del negocio que se había desplegado por al menos cinco barrios del sur de la localidad y el concurrido sector del mercado público. 

La idea tanto del ente acusador como el policial era recopilar la mayor cantidad de material probatorio posible para sustentar más adelante la captura y lograr la judicialización de los integrantes de la organización conocida como  los “Zombies”.

Fue así como inició la temeraria acción de uno de los miembros de la Sijin de Ocaña quien se ganó, como supuesto comprador y consumidor, la confianza de los vendedores de base de coca y bazuco. Con una cámara de video oculta inició el recorrido por los puntos ya señalados por los informantes. Mientras fungía como “vicioso” hacía la compra de las pequeñas dosis por valor de 2000 pesos.

Así iba quedando registrado el accionar ilícito de alias “Nelly”, quien tenía como punto de expendio los lugares aledaños a bares y residencias del concurrido mercado público, donde hacía en segundos la venta  contra entrega de la diminuta papeleta.

En  las pruebas de video también quedó alias “La Negra”, quien sin ningún tipo de recato, vendía las dosis de estupefaciente en sectores más residenciales hasta donde llegaban consumidores a comprar el alucinógeno.

También en otro populoso sector tenía la venta callejera alias “El Chulo”, quien frente a sus clientes armaba la papeleta que les entregaba.   Las pesquisas no dejaron por fuera a alias “El Rolo” o “zarco”, quien quedó detectado por el investigador cuando junto con su cliente prepara la dosis de venta. Los hilos  de la  red llegaron al barrio la Torcoroma, donde  alias “Wilson” hacía  ventas  que eran enviadas  a domicilio. 

En otro punto, un hombre con aspecto joven, quien se ganó el remoquete de “El Menor” , vendía droga y al mismo tiempo consumía.

Uno de los casos que más llamó la atención dentro de la investigación fue la de un hombre conocido como el “Paralítico”, quien se valía de su condición de discapacidad para atender clientes desde su silla de ruedas encaletando las sustancias en sus partes íntimas. 

Todo el operativo de recolección de pruebas  permitió que la Fiscalía Seccional Ocaña tuviera argumentos y emitiera órdenes de captura, que se cumplieron contra nueve personas. En audiencia se les solicitó la medida de aseguramiento, la cual fue aceptada por la juez que los envió al centro penitenciario del municipio. De esta forma la Sijín del Segundo Distrito de Policía y la Coordinación de Fiscalía de Ocaña redondearon el duro golpe a la red de microtráfico del que se nutren financieramente organizaciones criminales que hacen presencia en la región norte santandereana.