Ecuador se solidariza con Colombia y ofrece ayuda tras avalancha en Salgar

El gobierno ecuatoriano mostró su "profundo pesar y solidaridad" tras el desastre natural, que deja preliminarmente 69 personas fallecidas.

Tras el desbordamiento de la quebrada la Liboriana, que ocurrió el lunes en la madrugada, continúan desaparecidas al menos 120 personas y otras 542 resultaron damnificadas. /AFP

Ecuador expresó este martes su solidaridad y ofreció ayuda a Colombia tras una avalancha ocurrida este lunes en el municipio de Salgar, que deja preliminarmente 69 muertos.

El gobierno ecuatoriano mostró su "profundo pesar y solidaridad" con Colombia por la tragedia ocasionada por lluvias, señaló la cancillería en un comunicado.

Agregó que Quito "hace patente al gobierno colombiano su más amplia disposición para colaborar en lo que el vecino país requiera, a fin de ayudar en la mitigación de este desastre natural".

Socorristas hacían barridos con perros en busca de sobrevivientes en la ribera de la quebrada La Liboriana, cuyo desborde arrasó con el poblado La Margarita, el más afectado del montañoso municipio de Salgar.

El número de fallecidos se elevó a 69, según el último balance de la Defensoría del Pueblo, mientras que la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), a cargo de las tareas de rescate y auxilio a los damnificados, aseguró que los afectados aumentaron de 333 a 542.

Más de 377 miembros del sistema de emergencias nacional trabajaban en la zona, en acciones concentradas en la evaluación de daños y el análisis de necesidades, la disposición de albergues temporales, la provisión de agua potable, así como en la asistencia en salud y atención psicosocial.

Los equipos de rescate, formados por miembros de bomberos, Defensa Civil, Policía y perros especializados, se reunieron desde primera hora en la iglesia de Salgar para coordinar una nueva jornada de socorro que se prevé con complicaciones.

"Toda la noche cayó agua, la corriente del río volvió a crecer y eso nos va a dificultar mucho la recuperación de víctimas", dijo Alfredo Vergara, comandante de bomberos de Salgar.

Las esperanzas de encontrar personas con vida son cada vez más escasas. "Desaparecidos vivos, es difícil, porque el caudal del río fue muy fuerte. Creo que si encontramos serán cadáveres", afirmó Vergara.

El río es vigilado desde la parte alta, para supervisar que no haya represas naturales que puedan provocar nuevas avalanchas, y en su parte baja, donde se buscan víctimas en el cauce. Los damnificados fueron alojados en tres albergues temporales, así como en fincas cafeteras, principal actividad económica de la zona. "No es fácil la situación, se han perdido familias completas", dijo César Ureña, director de la Cruz Roja colombiana.

El presidente Juan Manuel Santos, quien visitó Salgar el lunes, anunció el pago de una indemnización de 16 millones de pesos (unos 7.000 dólares) a cada familia damnificada, que mientras no reciba su vivienda reconstruida podrá contar con un subsidio de arriendo.

Los deslaves y aludes por fuertes lluvias son usuales en Colombia, un país tropical atravesado por tres cordilleras. Medios locales indicaron este martes que el Plan de Desarrollo Municipal de Salgar, firmado por la alcaldesa Olga Osorio para el periodo 2012-2015, advertía el riesgo de deslizamiento de tierra en esa zona.