"El camino que lleva a abril", el documental que homenajeará a Alejo Durán

Para conmemorar los 50 años de la victoria del artista en el primer Festival de la Leyenda Vallenata, un colectivo audiovisual realiza un filme sobre su legado. En agosto harán una campaña crowdfunding para poder hacer la posproducción.

Grabación de "El camino que lleva a abril" en Puerto Escondido. / Foto: Raw Audiovisual

49 años después de que Alejo Durán ganara el primer Festival de la Leyenda Vallenata en el Cesar, el músico Éibar Gutiérrez siguió los pasos de su ídolo para, como él, conocer y apropiarse de los distintos ritmos musicales de esta región colombiana y fusionarlos con el ritmo vallenato. De esta manera, Gutiérrez intentaría también ser el ganador de la reconocida competencia.

Esa es la premisa de la que parte el documental “El camino que lleva abril”. La intención del largometraje es contar “la confluencia étnica, cultural e histórica que se ve en la región” a través del recorrido de Alejo Durán, un personaje que ya es legendario en el Caribe. Así lo explica el director del proyecto, Mauricio Villa (que nació y se crió en Valledupar).

A pesar de que la historia gira alrededor de Durán, Villa asegura que esta no es una biografía, sino más bien “un reencuentro con la identidad musical de toda una región”. Algo similar opina Simón Padilla, productor de “El camino que lleva abril”, quien dice que la película es una mirada a las expresiones musicales del Caribe: desde el bullerengue hasta la cumbiamba; desde el sonido de la gaita hasta el del acordeón.

Por eso para la grabación del documental, Raw Audiovisual, el colectivo a cargo del proyecto, estuvo en varios municipios de la región: Planeta Rica, Cereté, Sabana Nueva y Puerto Escondido (Córdoba), en los Montes de María en Sucre, y por último en El Paso y en Valledupar (Cesar). Además para la investigación previa a la grabación visitaron Mompox, El Banco y Barranquilla buscando identificar aquellos aspectos de la idiosincrasia caribeña que les intresaba.

La producción tuvo tres momentos: la primera fue en febrero, luego en Semana Santa (estuvieron en Bogotá en la casa de Éibar Gutiérrez haciendo unas escenas con el músico) y, la última, fue en El Paso y en Valledupar, donde estuvieron dos semanas y aprovecharon para grabar la edición 49 del Festival de la Leyenda Vallenata.

Lo que falta es el montaje del documental. Pero aquí, como tantos otros proyectos audiovisuales en el país, el problema es la financiación. Para la grabación contaron con el apoyo de empresas y de las alcaldías de algunos de los municipios que recorrieron. De esta manera, cubrieron el transporte, la alimentación, el hospedaje y los equipos (proporcionados por la Universidad de Antioquia).

Sobre este panorama en el que deben trabajar "con las uñas", Padilla hace un llamado para que “las empresas privadas apoyen a los directores y productores emergentes, porque ahí está el futuro del cine colombiano”. Mientras tanto, iniciarán en agosto una campaña crowdfunding para pagar la posproducción. 

El documental estará listo para celebrar las cinco décadas que se cumplirán desde que Alejo Durán estuvo en la tarima “Francisco el hombre” y se convirtió en el primer Rey Vallenato. También quieren hacerle un homenaje al mes de abril, una época del año que es esperada por los vallenatos y que cuando llega “hace que todo se paralice alrededor de la música y la competencia”.