Dice que no afectaría la reparación a las víctimas

El concejal que quiere eliminar el término “conflicto armado”

Noticias destacadas de Nacional

Académicos, víctimas y organizaciones sociales rechazaron la propuesta de Alfredo Ramos Maya, argumentando que no es posible desconocer la existencia de un conflicto en Colombia.

Alfredo Ramos Maya, concejal de Medellín por el partido Centro Democrático, desató polémica nacional luego de haber propuesto eliminar el concepto “conflicto armado” del Museo Casa de la Memoria de Medellín.

El excandidato a la alcaldía de Medellín aseguró que “en Colombia nunca ha habido ningún conflicto armado, sino una amenaza terrorista hecha por grupos al margen de la ley”, y por eso propuso que el concepto no solo se eliminara del icónico lugar sino que también aseguró que las personas que creen en la existencia de un conflicto armado están erradas y desinformadas.

Ramos Maya es hijo de Luis Alfredo Ramos Botero, exgobernador de Antioquia hasta 2011, quien estuvo tres años en la cárcel por presunto paramilitarismo. Las investigaciones contra Luis Alfredo aún no terminan y está a la espera de la sentencia sobre su caso.

Mientras tanto, Alfredo Ramos Maya busca posesionarse en la política antioqueña como lo hizo su padre. En 2016, lideró una recolección de firmas para revocar al entonces presidente de la República Juan Manuel Santos y defendió la inocencia del condenado exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias frente a los hechos de corrupción durante el programa Agro Ingreso Seguro.

El cabildante, en diálogo con El Espectador, dijo que lo positivo de la salida de Colombia de la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia es que el país dejará de pertenecer a una “ideología internacional” que es la que ha impuesto este término.

Pero la negación de la existencia del conflicto armado en el país no es nueva. En 2002, cuando Álvaro Uribe Vélez llegó a la presidencia, luego del fallido proceso de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y la antigua guerrilla de las Farc, el entonces primer mandatario aseguró públicamente que en Colombia lo que existían eran grupos terroristas que amenazaban al Estado.

Se fortaleció su teoría al obtener el respaldo de Estados Unidos luego de la creación de la ley antiterrorismo por el atentado contra las Torres Gemelas, el 11 de septiembre del 2001. Desde ese momento, el entonces mandatario norteamericano, George W. Bush, anunció que respaldaría a Colombia en su “lucha contra el terrorismo”. Y desde entonces esa ha sido la bandera del partido Centro Democrático frente a los hechos de violencia en la historia del país.

Este diario consultó a Orlando Burgos, coordinador de la Mesa Nacional de Víctimas, quien hizo un llamado a los integrantes de la Mesa Municipal de Víctimas de Medellín para que se pronunciaran sobre las declaraciones del concejal y no permitieran que su propuesta trascendiera.

Según el concejal Ramos, el derecho internacional humanitario (DIH) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) establecen tres requisitos para establecer un conflicto armado interno: control territorial, representación popular e insurrección contra un régimen. A pesar de que el cabildante asegura que los grupos al margen de la ley como el Eln y la extinta guerrilla de las Farc no cumplieron con ninguna de las tres condiciones, paradójicamente, el CICR y el DIH reconocen la existencia de un conflicto armado en Colombia. La Organización de Naciones Unidas también lo hace; sin embargo el cabildante asegura que “la ONU está errada y es ignorante en el tema”.

Germán Ayala Osorio, docente de conflicto y posconflicto en la Universidad Autónoma de Occidente, explicó por qué las Farc cumplieron con los requisitos para denominar su lucha como un conflicto armado.

“Las Farc y el Eln han demostrado su dominio territorial siempre, las representaciones del liderazgo social y político de su movimiento insurgente lo ejercieron, por ejemplo, a través de la diplomacia de Marcos Calarcá en México, y la insurrección contra un régimen se dio desde los años 60, en la presidencia de Laureano Gómez, al levantarse contra el establecimiento con el Plan Lazo”, dijo el docente.

Pero, ¿qué implicaciones tendría eliminar el concepto del Museo de la Memoria de Medellín? Según el concejal, no habría cambios estructurales en el funcionamiento del lugar; sin embargo, Luz Miriam Ruiz, integrante de la Asociación de Víctimas Nuevos Comienzos de Abriaquí, Antioquia, dijo que, en caso hacerse realidad, dejar de nombrar el conflicto armado invisibilizaría a las víctimas como ella y a las 8’944.137 personas registradas en el país.

Angelika Rettberg, directora del Programa de Investigación sobre Conflicto Armado y Construcción de Paz de la Universidad de los Andes, aseguró que lo grave es que se dejarían de llamar las cosas por su nombre. “Ese museo existe precisamente porque su referente es la existencia de un conflicto armado”.

La politóloga dijo que distaba de la opinión de Ramos al decir que los intereses de los grupos al margen de la ley son netamente económicos, pues “un grupo que solo tiene interés en el narcotráfico, no se tomaría el trabajo de dar clases semanales de marxismo y construir sociedad civil”.

De acuerdo con los expertos consultados, es poco probable que se lleven a la realidad medidas como la eliminación de este concepto; sin embargo, coinciden con que este tipo de propuestas son un retroceso en el posconflicto. “Estos debates perpetúan las trabas en la reparación de víctimas”, dijo Orlando Burgos.

 

¿Qué piensa la directora del Museo de la Memoria sobre la propuesta?

En diálogo con este diario, Cathalina Sánchez Escobar, directora del Museo Casa de la Memoria de Medellín, aseguró que como institución no se sienten en peligro de que eliminen el término “conflicto armado” de sus instalaciones.
Sánchez explicó que a pesar de lo que dijo el concejal Alfredo Ramos Maya, el resto de concejales de la ciudad y la comunidad los han respaldado y apoyan la labor del Museo.
“El mejor blindaje que nosotros tenemos es que somos un museo que nace de las víctimas, es por las víctimas y para las víctimas del conflicto armado”, expresó.
Sobre las declaraciones  del cabildante, la abogada expresó que a pesar de que Ramos  manifiesta que el Comité Internacional de la Cruz Roja establece unos requisitos sobre el conflicto que, según él, Colombia no cumple, la misma entidad tiene una sede en Medellín para atender a las víctimas.
“Además de hablar de conflicto armado, nuestro museo contribuye a la reparación simbólica de las víctimas”, dijo.

Comparte en redes: