El Cristo de Bojayá espera la bendición del papa en Villavicencio

La imagen del "Cristo mutilado", como es conocido popularmente, que perdió piernas y brazos durante una bomba lanzada por las Farc el 2 de mayo de 2002, fue ubicado en una posición de honor en la catedral de Nuestra Señora del Carmen de Villavicencio.

Imagen del Cristo de Bojayá. AFP

El Cristo de Bojayá, testigo y superviviente de una de las peores masacres de Colombia en la que murieron al menos 79 personas a manos de las Farc, llegó a Villavicencio donde el viernes presidirá varios encuentros del papa Francisco con víctimas y será bendecido por el obispo de Roma. (Vea: Cristo de Bojayá recorre Colombia para recibir al papa Francisco)

La imagen del "Cristo mutilado", como es conocido popularmente, fue ubicado en una posición de honor en la catedral de Nuestra Señora del Carmen de Villavicencio donde le hicieron un breve y emotivo acto.

(Visite el especial del papa Francisco en Colombia)

Como parte de ese homenaje las Cantaoras de Bojayá, coro de mujeres de las diferentes comunidades afrodescendientes que habitan en ese municipio del departamento del Chocó, le hicieron un tributo musical a la paz.

Una de ellas, Eleiza Mosquera, de 59 años, explicó a periodistas que el grupo llegó a Villavicencio de madrugada "pero el sueño de encontrarse con el papa porque el 'Cristo Mutilado' de Bojayá es (...) una esperanza, una reconciliación".

Precisamente, la visita del papa a Colombia que comenzó ayer tiene como lema "Demos el primer paso" y el objetivo de generar reconciliación en un país que sale de más de medio siglo de conflicto armado.

Una de las páginas más sangrientas de ese conflicto la vivió Bojayá donde el 2 de mayo de 2002 una bomba lanzada por las Farc durante un combate con las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) cayó en la iglesia donde había buscado refugio buena parte de los pobladores.

Los bojayaceños pensaban que la iglesia que era el único refugio seguro, pero la explosión de la bomba dejó al menos 79 muertos, cifra que algunos elevan hasta más de un centenar, y decenas de heridos.

Los lugareños y sacerdotes católicos rescataron el "Cristo Mutilado", que perdió piernas y brazos en la explosión, y lo guardaron varios años hasta que la imagen fue restaurada.

En este sentido, la cantaora Mosquera explicó que la bendición del papa al Cristo es algo "muy importante" porque cree que al perder sus miembros puede que "también se haya perdido un poco la fuerza y esa bendición seguirá dándole fortaleza".

"Le pedimos al papa que con su venida para nosotros, colombianos, haya inclusión social, que se tenga en cuenta la voz de las mujeres, la voz de estas mujeres que han venido luchando, que han sido azotadas por la guerra y no solamente en el municipio de Bojayá, sino en Colombia entera y que recojan los frutos que hemos estado visibilizando y que la voz de la cultura ancestral se escuche", concluyó.

El papa Francisco visitará este viernes Villavicencio en una jornada que comenzará con una gran misa ante cerca de un millón de personas e incluirá varios actos con víctimas y por la reconciliación.