El desafío de los POT

El Espectador presenta un breve panorama sobre la revisión de los Planes de Ordenamiento Territorial en Bogotá, Cartagena, Barranquilla, Cali y Medellín(*).

En la capital del Atlántico, sólo hasta octubre el proyecto  será presentado formalmente,  dijo la concejal Esther Molinares.
En la capital del Atlántico, sólo hasta octubre el proyecto será presentado formalmente, dijo la concejal Esther Molinares.

Han pasado 16 años desde que la Ley 388 de 1997 ordenó a los municipios y distritos formular su propio Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Este año comenzó la discusión sobre las reglas para administrar y orientar el desarrollo del territorio y cumplir funciones básicas relacionadas con el uso del suelo, como el acceso a servicios públicos, calidad de vida, equidad y espacio público. Hoy, los municipios del país se alistan para revisar las hojas de ruta adoptadas hace más de 10 años.

Detrás del ordenamiento territorial está la necesidad de crear estrategias para el desarrollo sostenible de las regiones del país. Se trata de una discusión fundamental para definir las zonas de protección ambiental, la ocupación y el manejo del suelo, la localización de las actividades económicas o la identificación de cinturones de alto riesgo para la vida humana.

Bogotá, que definió su POT en 2000, hoy discute el proyecto de modificación que el alcalde Gustavo Petro presentó al Concejo el pasado 2 de mayo.

(*) Con apoyo de nuestros corresponsales.

Agenda atrasada en Cartagena

Dos planes macro: el de Adaptación al Cambio Climático y el de Gestión del Riesgo, son los insumos que esperan culminar los funcionarios de la Secretaría de Planeación del Distrito de Cartagena antes de finalizar este año, con el fin de iniciar, en enero de 2014, el proceso de formulación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de la capital de Bolívar.

Así lo informó la titular de la dependencia, Merys Castro Pereira, quien reconoce que la crisis por la cual ha atravesado la administración distrital: cinco alcaldes en menos de un año, ha atrasado la agenda para la revisión del POT de Cartagena.

De estos insumos, el más avanzado es el Plan de Gestión del Riesgo, que ha contado con el acompañamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la participación de numerosos líderes de las tres Localidades del Distrito. Antes del 30 de mayo —calculó la funcionaria— debe estar listo para su envío al director nacional de la Unidad de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez, quien deberá aprobarla o improbarla.

En cuanto al Plan de Adaptación al Cambio Climático, “su primera etapa, la de la definición de sus lineamientos, se aprobó en octubre de 2012”, señaló Castro, “y en enero de 2013 arrancó la segunda etapa.

“Si no se altera la agenda por cualquier circunstancia, este plan quedará listo el 31 de diciembre de 2013.

Pero en una ciudad que, como Cartagena, tiene cada día menos lotes aptos para el desarrollo de proyectos urbanísticos, uno de los componentes del POT que más esfuerzo requerirán es el concerniente a la reglamentación de la Zona Norte.

Un plan a diez años en Barranquilla   

El POT de Barranquilla aún no ha sido presentado al Concejo Distrital de la ciudad. La alcaldesa Elsa Noguera señaló que dentro de dos semanas estará listo el documento final. Sin embargo, la concejal Esther Molinares aseguró que este mes el secretario de Planeación, Miguel Vergara, presentará el borrador del informe con el que crecerá la capital del Atlántico durante los próximos 10 años. Sólo hasta octubre el proyecto será presentado formalmente. Aseguró que el POT consta de tres ejes fundamentales: medio ambiente, competitividad y socialización.   

“El nuevo POT de la ciudad hay que estudiarlo con pinzas de cirujano. No nos podemos dejar meter los dedos en la boca“, afirmó el concejal Rafael Sánchez. Varios cabildantes aseguraron que no pueden permitir que ocurra lo que pasó en el barrio Campo Alegre (localidad Norte - centro histórico de la ciudad), en donde se violaron los parámetros del POT y se construyeron edificios que tiempo después se vinieron abajo por los deslizamientos de tierra.    

Cali ajustará el uso de suelos

Corredores verdes integrados a los siete ríos urbanos, densificación del centro de la ciudad y nueva zona de expansión en 1.600 hectáreas hacia el sur son parte de los ejes centrales del POT en Cali, que la Alcaldía presentará a estudio del Concejo, a mediados de junio.

El subdirector del POT de Cali, León Darío Espinosa, dice que de cumplirse las metas de este plan de ordenamiento, Cali daría un gran paso como ciudad y se mejorarían la movilidad y los servicios urbanos.

El ajuste de los usos del suelo también forma parte de las líneas de acción en el POT para una ciudad que hace 12 años no tenía Sistema de Transporte Masivo (MÍO). Cali ha vivido muchos cambios urbanos, hoy tiene otra dinámica económica, mientras que la norma se quedó estática, por eso Espinosa anunció que se ajustará el uso de suelos en barrios que se transformaron, que de ser residenciales pasaron a tener un destino comercial.

“Los planos de la ciudad cambiaron y la Alcaldía quiere hacer un diagnóstico exacto que debe articularse con la actualización catastral y el cambio de usos del suelo, de allí la demora en la entrega del POT al Concejo”, agrega Espinosa.

 El funcionario explicó que la expansión de la ciudad hacia el sur, desde el río Lili hasta Cascajal, se debe a que no hay más para dónde crecer.

Según lo planteado en el POT, entre los proyectos grandes de ciudad está el corredor central de las calles 25 y 26, que recorre Cali de norte a sur, donde se encuentra la línea férrea y que incluye en el POT un parque lineal, transporte masivo eléctrico, ciclorruta y densificación en la zona.

Un plan a diez años en Barranquilla   

El POT de Barranquilla aún no ha sido presentado al Concejo Distrital de la ciudad. La alcaldesa Elsa Noguera señaló que dentro de dos semanas estará listo el documento final. Sin embargo, la concejal Esther Molinares aseguró que este mes el secretario de Planeación, Miguel Vergara, presentará el borrador del informe con el que crecerá la capital del Atlántico durante los próximos 10 años. Sólo hasta octubre el proyecto será presentado formalmente. Aseguró que el POT consta de tres ejes fundamentales: medio ambiente, competitividad y socialización.   

“El nuevo POT de la ciudad hay que estudiarlo con pinzas de cirujano. No nos podemos dejar meter los dedos en la boca“, afirmó el concejal Rafael Sánchez. Varios cabildantes aseguraron que no pueden permitir que ocurra lo que pasó en el barrio Campo Alegre (localidad Norte - centro histórico de la ciudad), en donde se violaron los parámetros del POT y se construyeron edificios que tiempo después se vinieron abajo por los deslizamientos de tierra.

Medellín: a frenar expansión urbana

Un cinturón verde que rodee el Valle de Aburrá y que conecte la zona rural con la urbana por medio de cables, vías, senderos (…), así como un megaparque en el río Medellín de más de 26 km, son las obras que pretenden ordenar y compactar la capital de Antioquia y su área metropolitana. Los proyectos son tan ambiciosos que para sus promotores y defensores su desarrollo afectará a las generaciones de los próximos 200 años.

Se trata del Cinturón Verde y el Parque del Río Medellín, proyectos bandera del alcalde Aníbal Gaviria. El primero, dice Juan Manuel Patiño, subdirector de Planeación de Medellín, frenaría la expansión urbana hacia las laderas, recuperaría zonas de alto riesgo, reubicaría a las familias que viven allí y conservaría áreas de interés ambiental.

El segundo buscaría recuperar el espacio público al borde del río y convertiría el afluente en eje articulador de la ciudad. 

El Cinturón Verde, según el Plan de Desarrollo 2012-2015, estará conformado por franjas o zonas de protección. Allí habrá desarrollos productivos, construcción de viviendas de interés social y ejecución de obras paisajísticas y de movilidad. Esa zona, que representa el 5,1% del área urbana de Medellín, es considerada de alto riesgo. Sin embargo, allí habitan 31.195 hogares. 

Margarita Ángel Bernal, directora de la Empresa de Desarrollo Urbano, explicó que el Cinturón Verde favorecerá a 5 millones de habitantes. Sin embargo, el concejal Nicolás Echeverri cuestiona que la ciudadanía no haya participado en la elaboración del plan. Estos proyectos —cada uno supera la inversión de más de un billón de pesos— y los planes parciales buscan ordenar a Medellín y procuran que la ciudad se expanda hacia dentro. Hacia fuera, ya se pasó del límite.