Lecciones de la Unión Europea para Colombia

hace 18 mins

El emprendimiento y la memoria histórica van de la mano

She Is es un proyecto que en sólo dos años y con menos de 20 personas ha logrado impactar la vida de 500 mujeres víctimas del conflicto armado, contando sus historias e impulsando sus proyectos productivos.

She is ha formado mujeres en habilidades de coaching y liderazgo.Cortesía

Pobreza y muchas historias de dolor son el trágico legado de más de 50 años de conflicto armado en Colombia. Pero ahora que se están implementando los acuerdos de paz que se firmaron en La Habana con las Farc, es tiempo de reparar este daño. Esta es precisamente la doble apuesta de She Is, un proyecto en el cual el emprendimiento y la memoria histórica van de la mano, enfocando sus esfuerzos en las mujeres víctimas de esta guerra.

La idea nació hace dos años en un espacio dedicado a jóvenes líderes durante la Cumbre de las Américas que se realizó en la Ciudad de Panamá. Allí fue donde Nadia Sánchez y Sergio David Silva se conocieron y tuvieron la idea de crear una fundación que ayudara a mujeres víctimas del conflicto armado por medio de proyectos productivos. Por eso decidieron usar la iniciativa para combatir la pobreza de esta población, y no sólo la monetaria sino también la multidimensional: es decir, el dinero no es la única métrica que usan.

Sin embargo, en los primeros proyectos se dieron cuenta de que no era suficiente con enseñar solamente habilidades empresariales. Las mujeres con las que trabajaban tenían muchas historias que contar y debían hacerlo como parte de un proceso de sanación que les permitiría avanzar hacia el emprendimiento.

Fue aquí que el proyecto tuvo que estructurar sus procesos para lograr esa sinergia entre emprendimiento y memoria histórica. También querían promover el liderazgo y el trabajo en equipo, pues tienen como prioridad enfocarse en las redes coordinadas de mujeres víctimas del conflicto armado.

Silva explica que “la memoria histórica entra en la etapa de formación de las mujeres en habilidades blandas, en el sentido de cómo valorar sus historias y transformarlas en procesos de superación personal y comunitaria. Esto crea redes y capacidades de liderazgo intrapersonal. Una vez ellas tengan estas competencias y habilidades, se encuentran en un estado ideal para promover sus ideas, iniciativas y talentos a través de la activación y el acompañamiento a sus emprendimientos”.

El primer proyecto se dio en la Sierra Nevada de Santa Marta: la simple idea de construir un telar llegó hasta el Vaticano. “Le pedimos a un grupo de mujeres que tejieran sus historias de conflicto sin imaginarnos el gran efecto que tendríamos: por un lado terminó siendo una actividad altamente terapéutica para ellas. Además logramos crear piezas de memoria histórica que se han exhibido en varias exposiciones, cuyo mensaje incluso ha sido transmitido fuera del país. Luego, de este colectivo de mujeres salió un proyecto de comercialización de café orgánico que estamos apoyando”, indica Silva.

Este primer proyecto confirmó el potencial que tiene la sinergia (emprendimiento y memoria histórica), lo que motivó a expandir la idea a otras zonas del país. Por ejemplo, hace una semana She Is graduó a 50 mujeres de Putumayo en un doble programa: de habilidades de coaching y liderazgo, y en técnicas de transformación de fruta en la creación de artesanías.

De hecho, ya se instaló una boutique en la Universidad Javeriana, en donde se exhiben y comercializan productos artesanales de las mujeres de tres departamentos diferentes con las que trabaja. No son productos convencionales. Se encuentran, por ejemplo, artesanías, accesorios, bolsos a base de escamas de pescado y otras fibras naturales.

She Is tiene más de una docena de reconocimientos, entre los cuales se destacan el premio de mujer emprendedora del año 2017 entregado por el Young Americas Business Trust (YABT), de la Organización de Estados Americanos (OEA). Además quedó en cuarto lugar en el programa “Ideas for Action” del Banco Mundial y Wharton School, en el cual participaron más de 5.000 jóvenes de más de 118 países.

Aunque She Is sólo tiene dos años y menos 20 miembros (fijos), ha logrado impactar directamente la vida de más de 500 mujeres víctimas del conflicto armado, y serían más de 1.000 si se tiene en cuenta el efecto indirecto. La ambición de este proyecto es llevar la iniciativa a México y Costa Rica antes de 2020, expandiendo así la sinergia emprendimiento y memoria histórica.

801161

2018-07-19T22:00:00-05:00

article

2018-07-19T22:00:02-05:00

[email protected]

none

Camilo Vega / @camilovega0092.

Nacional

El emprendimiento y la memoria histórica van de la mano

56

4355

4411