El encuentro entre la madre de Levith Rúa y la de una de sus víctimas

Ambas, desconsoladas, al verse se dieron un abrazo y entablaron una conversación en la sede de la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía en el centro de Barranquilla.

Luz Divina CabarcasBlu Radio

Hace unos días el relato de una joven venezolana que denunció el abuso sexual en su contra del ex uniformado Levith Rúa Rodríguez, abrió la puerta para encontrar el cuerpo sin vida de Gabriela Romero Carbacas a unos metros del lugar que describió a las autoridades. Rúa aceptó el asesinato de la adolescente.

“Yo estaba a las 9:00 de la mañana sentada en la puerta de una peluquería, propiedad de una tía. Esperaba a que ella abriera el negocio. En ese momento se me acercó el hombre (Levith Rúa) de tez clara. Este sacó un revólver brillante de un bolso negro y amenazó con matarme si no lo acompañaba. Caminamos hasta el centro comercial Metropolitano y nos montamos en un carro negro”, hace parte del relato de la joven venezolana. 

Lea también: “Me dijo que si gritaba, me mataba”: joven que habría sido violada por expolicía en Atlántico

En la sede de la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía en el centro de Barranquilla, la madre de Rúa y de Romero se encontraron y la reacción de ambas, en medio de la difícil situación, fue abrazarse.

Según lo descrito por Blu Radio, la mamá de Rúa le pidió a la madre de Romero que perdonara a su hijo por lo que hizo, la respuesta que recibió fue negativa al argumentar que la maldad del ex uniformado le impedía hacerlo.

Se conoce que la mamá de Gabriela, Luz Divina, habría llegado a este lugar para pedirle al fiscal del caso agilizar el proceso y así poder retirar el cuerpo de su hija de medicina legal. Al ver a una mujer que relacionó con Levith Rúa se acercó y le preguntó si era su madre. En ese momento se dieron el abrazo.

Después de despedirse, Luz Divina se dirigió a un punto donde se adelantaba una manifestación que exige justicia por las actuaciones registradas.

No es la primera vez que Levith Aldemar Rúa Rodríguez llega a los estrados judiciales acusado por delitos sexuales. En 2010 perdió su puesto como uniformado de la Policía cuando fue condenado por violar a una joven en Valledupar, Cesar. La mujer quedó afectada física, moral y sexualmente, informó este sábado la Fiscalía. Aunque fue sentenciado con una pena de 10 años, con las reducciones logró quedar en libertad hace seis meses. 

Desde entonces, según el ente investigador, se ha dedicado a “afectar” a mujeres de entre 15 y 18 años en la Costa Atlántica, a violarlas. La directora de la Fiscalía en Barranquilla, Ángela Bedoya, señaló que podría tratarse de un violador en serie involucrado en por lo menos 10 casos. Se han recogido más testimonios de víctimas, que se espera sean incluidos en la investigación. La funcionaria agregó incluso que el hombre, estando en el sistema penitenciario, usó un permiso de 72 horas para “afectar” a una niña en Ponedera. “La maltrató, la golpeó brutalmente, le quebró la mandíbula en tres partes y le tumbó varios dientes”, agregó Bedoya.