El estudiante que le ganó una batalla legal a la policía